Fútbol Fútbol -  2 de julio 2010 - 20:00hs

Mundial: Pase a semifinales desata locura en Uruguay

MONTEVIDEO (AP). Y se dió. Cuarenta años después, Uruguay volvió a las semifinales del Mundial y la locura colectiva se apoderó de todo el paí­s.

Uruguay superó el viernes a Ghana en una infartante definición por penales, después de 120 minutos que culminaron con un empate 1-1.

Desde la Plaza Independencia, donde una multitud observó el partido por pantallas gigantes, hasta el último rincón del departamento de Artigas, en la frontera con Brasil, y pasando por cada pueblo y ciudad de este paí­s de 3,4 millones de habitantes, el grito de "Uruguay", "Uruguay" se extendió como un eco.

El paí­s se paralizó a partir de las 3.30 de la tarde, la hora de inicio del partido en Johannesburgo. Los comercios, bancos y tiendas en su mayorí­a modificaron horarios para que todos pudieran ver el partido.

Desde temprano, decenas y decenas de personas con banderas uruguayas y rostros pintados hicieron sonar las vuvuzelas criollas retumbaron junto a las bocinas de buses y automóviles particulares.

El partido se vivió en una forma particularmente especial, al considerar que Uruguay no llegaba tan lejos desde su cuarto puesto en México 1970.

También alimenta las esperanzas que la cosecha de tí­tulos aumenten ahora a tres tras las lejanas conquistas de 1930 como local y 1950 con el famoso "Maracanazo" al vencer a Brasil 2-1 en la final.

"Hoy todos o casi todos en este paí­s estamos francamente y enormemente agradecidos al seleccionado celeste por lo mucho que hasta el momento ha logrado en Sudáfrica y también inevitablemente nuestra condición humana anhela y espera subir un poco más", habí­a dicho el presidente José Mujica más temprano en una audición radial y que cobró vigencia al caer la tarde.

"Pero todos, antes que nada, todos tenemos hoy un profundo reconocimiento por la sencilla razón que hací­a muchas décadas que una selección uruguaya no lograba esos niveles. Y hací­a muchas décadas que apenas conseguí­amos frustraciones", añadió el mandatario.

Es que la labor cumplida hasta el momento por la Celeste ha superado con creces los cálculos previos de los más optimistas en un paí­s que se desacostumbró al podio mundial.

Sin embargo, nuevas generaciones parecen querer recuperar lo que en antaño fue la mí­stica victoriosa de la Celeste.

FUENTE: Agencia AP