FÚTBOL Fútbol -  18 de febrero 2016 - 19:02hs

Napout pide suavizar su arresto domiciliario por la debilidad de las pruebas en su contra

El expresidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout, en libertad bajo fianza en Estados Unidos por el caso de corrupción en la FIFA, dijo que la prueba en su contra es "extremadamente débil" y pidió flexibilizar su arresto domiciliario, en una carta presentada a un juez en Nueva York.

"Una revisión de las pruebas entregadas hasta la fecha revela que la evidencia del Gobierno contra el señor Napout es extremadamente débil", expresaron los abogados John Pappalardo y Silvia Piñera Vázquez en una misiva entregada este jueves al magistrado federal Raymond Dearie. "El Gobierno no ha presentado, y no hay incluso sugestión de que exista, una conversación grabada en la que el señor Napout parece haberse sumado o participado en las conspiraciones denunciadas", agregaron, precisando que "tampoco se ha presentado ningún documento" que pruebe que recibió sobornos.

Napout, detenido el 3 de diciembre en Zúrich (Suiza), fue extraditado a Estados Unidos doce días más tarde y se declaró no culpable en los tribunales de Brooklyn de los cinco cargos que se le imputan por asociación delictiva, fraude y lavado de dinero.

Fue puesto en libertad bajo una fianza de 20 millones dólares, de los cuales 17 en efectivo, y estrictas condiciones, entre ellas arresto domiciliario en Nueva York o Florida y vigilancia electrónica las 24 horas, además de entregar sus pasaportes.

En la carta presentada este jueves, la defensa solicita al juez que flexibilice ese arresto domiciliario, retirando la vigilancia electrónica permanente y permitiendo que Napout pueda moverse libremente fuera de su casa durante el día sin aprobación previa del FBI o la justicia. Además, piden reducir a 5 millones de dólares la fianza.

En total, las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen a 39 personas, la mayoría altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos importantes compañías de marketing deportivo.

Doce individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.

El escándalo afectó al propio presidente dimisionario de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, suspendido por ocho años de toda actividad ligada al fútbol, al igual que el francés Michel Platini, presidente de la UEFA desde 2007.

FUENTE: AFP