Fútbol Fútbol Internacional - 

Madre de Paul Pogba involucrada en el escándalo de brujería a Mbappé

El escándalo de la familia Pogba no tiene final. Ahora la madre de los futbolistas se encuentra en el ojo de la justicia.

El jugador de la Juventus Paul Pogba ha estado en el ojo de la polémica tras las revelaciones de su hermano Mathias en un video en sus redes sociales. El volante de Juventus habría recurrido a la magia negra no solo para cuidarse de lesiones, sino también para perjudicar las carreras de otros futbolistas como Kylian Mbappé.

Mathias Pogba, hermano mayor de Paul, denunció que el mediocampista de la Juve contrató a un brujo para tratar de "lesionar" a Kylian Mbappé, delantero del PSG y compañero de Pogba en la selección de Francia. Sin embargo, la novela dio un giro inesperado luego de que Jean-Marc Ettori, presidente de Tours FC, culpa de líder a la mamá de los hermanos Pogba.

De momento, la Fiscalía tendría a la madre de los Pogba, Yeo Moriba en la lista de testigos del caso. Sin embargo, apareció el presidente de Tours FC, Ettori a acusarla de ser la responsable de todo el escándalo.

¿Líder de la pandilla?

"Es la líder de la pandilla, la que dirige todo, la que dice que sí, la que dice que no. Nos lo ofrecieron. Todos dijimos no, gracias. Pero una contraoferta del clan Pogba llegó a la mesa de negociaciones. Nos dijeron que nos lleváramos a Mathias y que Paul pagaría su sueldo y todos sus gastos. Y encima se ofreció a jugar un partido en Tours y vendrá dos veces a jugar con su hermano en el equipo" dijo al diario Le Figaro.

Testimonia de Mathias Pogba

"Eres el más cobarde, el más traidor y el más hipócrita de la Tierra", arrancó Mathias, furioso con su hermano. Y acto seguido, tiró un mensaje para Mbappé: "Kylian, ¿ahora lo entiendes? No tengo nada negativo contra ti. Mis palabras son para tu bien, todo es verdad y probado: ¡el marabú es conocido! Lo siento por mi hermano, un supuesto musulmán profundo en la brujería. Nunca es bueno tener a un hipócrita y a un traidor cerca tuyo". Según sus palabras, Paul contrató a un "marabú", un maestro religioso musulmán.