MUNDIAL Mundial 2014 -  4 de julio 2014 - 10:44hs

Mundial: Policía investiga reventa de boletos

RIO DE JANEIRO (AP). La policía brasileña amplió una investigación sobre la reventa de boletos en la Copa del Mundo para incluir la posible "participación de alguien de la FIFA" como fuente de las entradas que se venden por precios exorbitantes.

Facio Barucke, inspector de la policía de Río de Janeiro, dijo que la persona que es investigada se hospeda en el hotel Copacabana Palace de Río, donde tienen su sede altos funcionarios de FIFA y de Match Hospitality, la compañía dueña de los derechos para vender paquetes de viaje y corporativos para el Mundial.

Barucke confirmó el jueves que 11 personas fueron arrestadas esta semana, incluyendo a Mohamadou Lamine Fofana, un argelino que se creía que era el líder de un grupo dedicado a revender boletos. Barucke dijo que es posible que haya más arrestos, y rehusó identificar a la persona que se hospeda en el Copacabana Palace que es investigada.

Barucke describió a Fofana, quien tuvo acceso gratuito a zonas exclusivas de la FIFA en hoteles y estadios, como un "intermediario" e insinuó que la fuente de los boletos podría estar más arriba en la cadena de poder.

"El (Lamine Fofana) tiene boletos de hospitalidad, de MATCH, y era amigo íntimo de alguien de la FIFA que estaba en el medio de la operación, que estaba ayudando con esa negociación... Pudimos detectar que hay participación de alguien en la FIFA", señaló.

Dijo que los investigadores trabajan en colaboración con la FIFA, aunque la vocera del organismo rector del fútbol, Delia Fischer, indicó que todavía esperan por información de la policía.

"Quizás esta persona no sea de la FIFA", dijo Fischer. "Tenemos que esperar".

Barucke señaló que la organización generó un millón de reales (455.000 dólares) por partido, y que utilizó tres agencias de viaje en Río "que vendieron los boletos muy por encima de su precio".

Indicó que los 11 detenidos confesaron que participaron en la reventa de boletos en cuatro mundiales anteriores, y que generaron unos 200 millones de reales (91 millones de dólares) por cada Mundial.

Revender boletos por encima de su precio es ilegal en Brasil.

Barucke dijo que la organización esperaba cobrar 35.000 reales (16.000 dólares) por boleto para la final del 13 de julio en el estadio Maracaná.

La policía recolectó "información valiosa" de 50.000 llamadas telefónicas, dijo el inspector. Barucke relató una de las llamadas grabadas en la que un supuesto revendedor expresó sorpresa porque la policía estaba investigando el crimen.

"Era tan fácil en el otro Mundial. No sé qué está pasando", dijo Barucke, relatando la conversación.

La embajada de Estados Unidos en Brasil emitió un comunicado el jueves recordando a los ciudadanos estadounidenses que los boletos para el Mundial tienen que ser comprados o vendidos en cumplimiento con la ley brasileña.

"Varios extranjeros, incluyendo ciudadanos estadounidenses, han sido detenidos, arrestados y multados por intentar revender ilegalmente boletos para el Mundial", lee el comunicado. "Las autoridades también han reportado casos de boletos falsos que son vendidos en las sedes del Mundial".

The Associated Press tuvo acceso a un boleto para el partido entre España y Chile del 18 de junio con un precio de 90 dólares, que fue vendido por internet por 775 dólares. El boleto, que tiene escrito Federación de Fútbol de Afganistán, fue comprado en San Juan, Puerto Rico, a través de la página Stubhub.

FUENTE: STEPHEN WADE (Associated Press)