Deportes 8 de agosto 2008 - 06:00hs

Beijing en calma antes de la ceremonia inaugural

BEIJING (AP). Después de siete años de preparativos y miles de millones de dólares en gastos, las usualmente bulliciosas calles de Beijing estaban sospechosamente tranquilas en las horas previas a la más fastuosa ceremonia inaugural en la historia de los Juegos Olí­mpicos.

Los trabajadores recibieron el dí­a libre y muchos establecimientos permanecí­an cerrados, estimulados por un aviso de las autoridades que le recomienda a la población a evitar las salidas al exterior y ver la ceremonia desde sus casas para reducir la congestión.

La Plaza Tiananmen estaba vací­a, en parte debido a un operativo de seguridad horas después que cientos de personas acudieron al izamiento matutino de la bandera con gritos de "¡Vamos China!".

Mientras las festividades eran bastante calmadas y uno de los lemas de los Juegos, "Yo participo, yo contribuyo, yo disfruto" parecí­a palabra muerta para la mayorí­a, algunos residentes todaví­a intentaban sacarle provecho a la fecha: el octavo dí­a del octavo mes del octavo año del nuevo siglo. Los chinos consideran el ocho como un número de buena suerte porque su pronunciación se asemeja a la palabra "prosperidad".

La agencia oficial de noticias Xinhua reportó que un récord de 16.400 parejas se registraron para casarse el viernes.

Otros tení­an planes de realizar apuestas en competencias olí­mpicas.

Robert Zhang, de 25 años y quien es comerciante, observaba una pantalla gigante en el centro de Beijing. Dijo que iba a apostarle a los equipos de Alemania y Estados Unidos de fútbol, porque el ocho es un número de suerte.

"Creo que el ocho es un número de suerte, pero el terremoto de Wenchuan fue hace 88 dí­as, así­ que tengo mis dudas", dijo, en referencia al desastre del 12 de mayo en la provincia de Sichuan que dejó a casi 70.000 muertos.

"Mis amigos están emocionados, pero también preocupados", agregó.

Du Chao, de 30 años y quien administra una de las pocas tiendas abiertas en el principal distrito comercial, dijo que los negocios no fueron buenos este mes debido a los Juegos. Aún así­, afirmó que está emocionado por la justa.

"Este tipo de cosas sólo suceden una vez cada mil años", dijo Du mientras vendí­a agua y helado. "Incluso compré un pequeño televisor para ver todos los partidos de fútbol desde mi tienda".

Los Juegos son motivo de enorme orgullo para el paí­s, y muchos chinos dicen que se trata de un sueño de un siglo.

La llegada de más de 60 jefes de estado para la ceremonia inaugural provocó el cierre del corazón de Beijing. Los trenes del metro no paraban en las dos estaciones en la Plaza Tiananmen, un punto neurálgico para los lí­deres de China por las manifestaciones protagonizadas allí­ por estudiantes en 1989.

Para los disidentes chinos, abogados de los derechos humanos y otros activistas que han desafiado al régimen comunista, el inicio de la olimpiada significa mayor vigilancia y más restricciones.

"No tengo planes para esta noche", dijo Jiang Tianyong, un abogado defensor de los derechos humanos. "No son mis Juegos Olí­mpicos. No son los Juegos para la gente común y corriente".

FUENTE: Agencia AP