Deportes

Brasil amenaza con bajar a Cuba del primer lugar latinoamericano

NUEVA YORK (AP). Salvo las ediciones a las cuales no acudió por boicots, Cuba ha sido el primero sin falta desde Munich 1972, pero esa condición la podrí­an perder en Beijing.

Con la delegación más nutrida de atletas de Latinoamérica y candidato al podio en más de media docena de disciplinas, Brasil tiene el arsenal para desplazar a los caribeños.

Es más, los brasileños no descartan la posibilidad de entreverarse entre los 10 primeros del cuadro general de medallas.

"Podemos estar entre las 10 primeras potencias olí­mpicas", declaró recientemente el ministro de Deportes brasileño, Orlando Silva, en una entrevista con el diario Folha de S. Paulo.

Hace cuatro años en Atenas, Cuba se ubicó en el décimo primer lugar al atrapar nueve medallas de oro, siete de plata y 11 bronce para totalizar 27.

Brasil no quedó muy atrás. Su 16to lugar fue gracias a una cosecha de cinco de oro, dos de plata y tres de bronce, acumulando 10.

Los cubanos no han dicho cuántas medallas piensan ganar, aunque se estima que la isla le apunta a entre 8 y 10 preseas doradas.

Y la pretensión inequí­voca es que su equipo se ubique entre los 15 primeros.

"El propósito de Cuba es hacer el mejor papel posible y ubicarse cerca del décimo escaño, para lo cual se ha preparado bien, de manera cuidadosa", declaró José Ramón Fernández, el vicepresidente de Cuba y a la vez presidente del Comité Olí­mpico Cubano.

En Brasil, de acuerdo con una proyección del diario Folha, se vaticina que ganarí­an siete de oro y quedarí­an en el puesto 12 en la tabla general.

Un oro que se da casi por descontado es el de su equipo masculino de vóleibol, los defensores del tí­tulo olí­mpico que han arrasado con todo durante esta década. Brasil ganó la Copa Mundial el año pasado, revalidando el cetro que obtuvo en 2003. También salieron campeones en los mundiales de 2002 y 2006.

No hay que olvidar el fútbol en ambas ramas. Los hombres buscarán conseguir el único trofeo importante que falta en las vitrinas nacionales, mientras que las mujeres intentarán consagrarse luego de su segundo lugar en el mundial del año pasado.

Individualmente, las principales bazas brasileñas incluyen al bicampeón olí­mpico Robert Scheidt (vela), el campeón mundial Diego Hypolito (gimnasia) y al campeón olí­mpico Rodrigo Pessoa (equitación).

Algo que favorecerí­a a Brasil serí­a el menguado potencial de Cuba en boxeo, disciplina que tradicionalmente fue garantí­a de una voluminosa cosecha.

De hecho, los tres oros obtenidos en el despegue en Munich fueron en el tinglado, incluyendo el primero de lo tres del legendario Teófilo Stevenson.

Pero una sucesión de deserciones, retiros y sanciones les han privado de varias figuras, como es el caso de Yan Barthelemy, Mario Kindelán y Guillermo Rigondeaux.

El béisbol y vóleibol femenino resaltan entre sus cartas de triunfo, y en el atletismo sobresalen Dayron Robles y Yargelis Savigné.

Robles acaba de establecer el récord mundial en los 110 metros con vallas, mientras que Savigné se coronó el año pasado campeona mundial en salto triple.

Según cifras recabadas hasta esta semana, los 275 deportistas que integran la delegación de Brasil la colocan como la delegación más grande de Latinoamérica en Beijing, seguida por Cuba (165), Argentina (141), Venezuela (109) y México (85).

Las expectativas son diversas para el resto del continente.

Argentina alimenta sus ilusiones en los deportes por equipos, buscando revalidar sus tí­tulos en el fútbol y básquetbol masculinos. El hockey sobre césped femenino es la otra opción de peso.

Tras el retiro de Ana Guevara, ex campeona mundial de los 400 metros, México carece de una figura individual de realce y cifra sus esperanzas en Everardo Cristóbal Quirino, un campeón mundial de canotaje. Otras posibilidades son Marí­a Espinoza, en el taekwondo, una disciplina que en Atenas 2004 produjo dos de las cuatro medallas del paí­s, y la clavista Paola Espinosa.

Entre los paí­ses que nunca han ganado un oro, Panamá podrí­a estrenarse en esa columna al contar con Irving Saladino, bien perfilado por ser el actual campeón mundial de salto en alto.

República Dominicana disfrutó ese momento hace cuatro años con el triunfo de Félix Sánchez en los 400 metros con vallas, pero las lesiones han mermado su nivel y ya no asoma como candidato al tí­tulo.

Jefferson Pérez, el marchista que le dio a Ecuador su primer oro olí­mpico en Atlanta 1996, irá por su última presea antes de retirarse.

Siempre hay margen para resultados inesperados, como los oros que Chile obtuvo en Atenas en el tenis mediante sus tenistas Nicolás Massú y Fernando González.

___

Los redactores Tales Azzoni, en Sao Paulo, y Anne-Marie Garcí­a, en La Habana, colaboraron con este despacho.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: