Deportes

Francia: Horna y Cuevas dan la gran sorpresa en dobles

PARIS (AP). Luis Horna y Pablo Cuevas no llevan tan siquiera un año jugando como pareja de dobles. Por ello, la victoria de los sudamericanos ante los mellizos estadounidenses Bob y Mike Bryan en los cuartos de final del Abierto de Francia es una sorpresa mayúscula.

El peruano Horna y el uruguayo Cuevas doblegaron el lunes 6-3, 5-7, 7-6 (1) a la dupla número uno del mundo, certificando su pase a las semifinales del torneo.

"Firmábamos octavos", reconoció Horna sobre las expectativas que se habí­an fijado para Roland Garros, una descripción perfecta sobre la inesperada presencia de ambos en una instancia tan avanzada.

Los Bryan son reconocidos como una pareja casi que invencible en el circuito, primeros en el ranking en cuatro de las últimas cinco temporadas. Han ganado el Abierto de Australia dos veces y al menos en una ocasión los otros tres torneos que componen el Grand Slam. Barrieron sus cuatro duelos por Copa Davis el año pasado, en la que Estados Unidos se alzó con el tí­tulo por primera vez desde 1995.

"No tení­amos nada que perder", mencionó Horna sobre la clave del triunfo. "Los hicimos jugar desde el fondo, donde ellos se sienten menos cómodos".

Aparte de la lluvia, el partido terminó con una nota controversial, cuando los Bryan no saludaron a sus oponentes al final.

¿El motivo? Un gesto de Cuevas que los mellizos interpretaron como antideportivo. En el tiebreak del tercer set, al momento del cambio de lado y con la cuenta 6-1, Cuevas brincó sobre la red en vez de hacerlo por el costado.

"Fue una descortesí­a. Lo hizo en nuestra cara, fue un acto de poca caballerosidad", dijo Mike.

Cuevas, por su lado, se defendió diciendo que no fue por mala intención: "Solamente estabamos muy contentos, yo quizás un poco más. Pero es que no siempre se le gana a los número uno del mundo".

Como equipo, Horna y Cuevas han jugado muy poco, pero lo conseguido hasta ahora en Roland Garros apunta a una sociedad más regular.

Horna, quien en septiembre cumplirá 28 años y le lleva seis a Cuevas, contó que empezaron a jugar juntos desde un torneo de la Copa Petrobras en Montevideo, a fines de la pasada temporada.

Cuevas señaló que la "buena comunicación dentro y fuera de la cancha" es la mayor virtud que tienen. "Somos sólidos en el fondo y sacamos bien fuerte".

Los Bryan lo experimentaron en carne propia. "La verdad es que sacan muy fuerte", dijo Mike. "No nos dieron tregua".

"Son peligrosos. Le pueden ganar a cualquiera. No me sorprenderí­a que se lleven el tí­tulo", dijo Bob.

Horna y Cuevas quedaron a la espera del ganador del duelo entre el brasileño Bruno Soares y el serbio Dusan Vemic ante el sueco Jonas Bjorkman y el zimbabuense Kevin Ullyett.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: