Deportes

Polémica sobre ley antigay atiza Mundial de Moscú

MOSCU (AP). La polémica sobre la ley antigay que se acaba de aprobar en Rusia arropó el jueves al Mundial de atletismo cuando una saltadora sueca compitió con las uñas pintadas con los colores del arcoíris, un gesto de protesta que provocó que la leyenda del salto con pértiga Yelena Isinbayeva saliese a condenar la homosexualidad.

Durante la sesión matinal, Emma Green Tregaro avanzó a la final del salto de altura y después subió una foto en su cuenta de la red social Instagram, en respaldo a los gays y lesbianas en Rusia.

Esto irritó a Isinbayeva, quien deploró la homosexualidad y defendió la nueva legislación que ha suscitado agudas críticas y hasta llamados de un boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán en febrero del año próximo en el balneario ruso de Sochi.

La ley indica que cualquiera que salga a la calle con un bandera del arcoíris en las calles o escriba sobre relaciones gays en Facebook, por ejemplo, puede ser acusado de propaganda.

"Si permitimos que se promuevan y se hagan todas estas cosas en las calles, entonces nos daría mucho temor por nuestra nación, porque nos consideramos gente común y corriente", dijo la bicampeona olímpica, en inglés. "Vivimos hombre con mujer, mujer con hombre".

Más allá de la controversia, en el entramado del estadio Luzhniki, Caterine Ibargüen hizo historia al imponerse en el salto triple para darle a Colombia su primera medalla de oro en un campeonato del mundo.

Mientras Green Tregaro causaba ruido con el arcoíris, su compatriota Abeba Aregawi se llevó la victoria en los 1.500 metros al vencer a la estadounidense y campeona vigente Jenny Simpson con un gran remate en la última vuelta.

Otro saltador de altura, el ucraniano Bohdan Bondarenko, intentó batir el récord mundial de 2,45 metros que el cubano Javier Sotomayor fijó en 1993. Bondarenko falló su intento por los 2,46 y se conformó con 2,41 para el oro, venciendo por centímetros a Mutaz Essa Barshim de Catar. El registró del ucraniano eclipsó el récord de los mundiales, de 2,40 y que Sotomayor ostentó desde Stuttgart 1993.

El trinitario Jehue Gordon se consagró campeón de los 400 metros con vallas al vencer por una centésima de diferencia al estadounidense Michael Tinsley. El dominicano Félix Sánchez, quien buscaba un tercer título, quedó quinto, mientras que el puertorriqueño Javier Culson, plata en las dos ediciones previos, llegó sexto.

En los 400 femeninos, la checa Zuzana Hejnova doblegó al dúo estadounidense conformado por Dalilah Muhammad y la campeona vigente Lashinda Demus.

Estados Unidos sigue al frente del cuadro de medallas con un total de 14, de las cuales cuatro son de oro.

Kenia empató a Rusia en el segundo lugar de la tabla cuando Ezekiel Kemboi se consolidó como la figura dominante de los 3.000 metros con obstáculos al ganar su tercer título consecutivo. Al vencer a su compatriota Conseslus Kipruto, Kenia redondeó su cuarto 1-2 seguido en los mundiales.

Rusos y kenianos acumulan un total de ocho medallas, incluidas tres doradas, en la cita de Moscú.

FUENTE: Agencia AP