ATLETISMO Atletismo -  7 de abril 2014 - 07:24hs

Se reanuda juicio a Pistorius, turno de la defensa

PRETORIA, Sudáfrica (AP). La defensa de Oscar Pistorius comenzó la presentación de sus argumentos el lunes con el testimonio de un patólogo en un esfuerzo por debilitar la acusación de homicidio premeditado presentada por la fiscalía.

Tras cuatro semanas de declaraciones de testigos llamados por la fiscalía toca el turno a la defensa. Se espera que Pistorius declare en la audiencia del lunes.

En su declaración, el especialista trató de sembrar dudas sobre la afirmación de la fiscalía de que su novia Reeva Steenkamp comió no más de dos horas antes de que el atleta paralímpico la matara.

La declaración del profesor Jan Botha es de gran importancia para la defensa de Pistorius porque el atleta sostiene que la pareja se encontraba en su habitación a las 10 pm del 13 de febrero de 2013 y cualquier indicación de que estaban despiertos mucho tiempo después socavaría la secuencia de hechos descrita por el corredor.

Pistorius le disparó a Steenkamp pasadas las 3 de la mañana del 14 de febrero y sostiene que la confundió con un intruso que había entrado a su casa. La fiscalía sostiene que la mato premeditadamente luego de una airada discusión.

Botha dijo que es difícil establecer cuál es el tiempo de digestión debido a varios factores, entre ellos la cantidad de comida ingerida, su contenido calórico y la sicología de la persona que come. El testimonio contradijo las declaraciones de un patólogo citado por la fiscalía quien dijo que, juzgando el contenido de su estómago, Steenkamp probablemente había comido no más de dos horas antes de su muerte.

Botha también dijo que si el atleta disparó su pistola calibre 9 milímetros rápidamente dos veces, como él dice que lo hizo, su novia no habría tenido tiempo de gritar. La fiscalía dice que Steenkamp gritó cuando él disparaba por lo que el atleta debía saber que le estaba tirando a ella.

Botha dijo creer que antes de que Steenkamp pudiera reaccionar al primer disparo que recibió a través de la puerta del baño, en la cadera, "las balas restantes habrían hecho blanco en ella".

FUENTE: GERALD IMRAY (Associated Press)