AUTOMOVILISMO Automovilismo - 

Ogier y Latvala, claros favoritos en el Rally de Finlandia

Los dos pilotos de Volkswagen que encabezan el Mundial WRC, el francés Sebastien Ogier (1º) y el finlandés Jari-Matti Latvala (2º), parten como favoritos en el Rally de Finlandia, el más espectacular del calendario, que se inicia este jueves en Jyväskylä.

Para intentar ganar el domingo, al final de los 360 kilómetros cronometrados, que se correrán entre árboles, sobre tierra y por los aires, de salto en salto, Ogier y Latvala deberían marcar la diferencia ante miles de espectadores entusiastas.

Vencedor el año pasado, el francés busca su segundo triunfo consecutiva, como ya hizo su ilustre predecesor y compatriota Sebastien Loeb en 2011 y 2012.

"Cuando se habla de rallies, la primera imagen que viene a la cabeza de la mayoría de los aficionados es la de Finlandia", afirmó el director de VW Motorsport Jost Capito.

"Rodar a la máxima velocidad sobre los terraplenes naturales del circuito requiere una precisión milimétrica por parte de los pilotos y exige a la máquina el máximo, como ningún otro rally. Es la razón por la que esta prueba tiene la categoría de leyenda desde hace décadas", explicó Capito.

Sus dos pilotos disfrutan de una cómoda posición en un campeonato que cada vez parece más un monopolio de VW.

Ogier, suma 5 rallies y 166 puntos frente a su compañero, que atesora dos victorias y 116 puntos, a dos triunfos del líder (25 puntos por rally ganado).

- Atención a Neuville -

"Para un no nórdico, siempre es difícil ganar aquí, como demuestra la historia de este rally", recuerda Ogier.

"Estoy especialmente orgulloso de haber ganado el año pasado. Es uno de los grandes momentos de mi carrera. Este rally, famoso por sus espectaculares saltos, es extremadamente rápido. Hay que tener una buena dosis de confianza en uno mismo y en el coche para estar en la lucha por la victoria. Si se tiene esa confianza, se disfruta mucho pilotando aquí", analizó el vigente campeón del mundo.

Latvala supo en 2010 lo que es ganar en Jyväskylä, cuando pilotaba un Ford.

"Lo más difícil son, sin duda, los saltos y los vuelos. No puedes errar en la trayectoria para poder aterrizar en el punto exacto. Mi tramo preferido es el de Mökkiperä, el último día. La subida y descenso sin descanso, con el pie a fondo a 195 km/h, hace que se te de la vuelta al estomago", explica el finlandés.

El mejor clasificado en el Mundial que no pilota un Volkswagen es el noruego Mads Ostberg (Citroën), que es cuarto y suma 66 puntos en siete carreras, 100 menos que Ogier o, lo que es lo mismo, cuatro victorias de diferencia.

Otro finlandés que también intentará ganar será Mikko Hirvonen, vencedor en 2008 y que acaba de volver a Ford, el equipo con el que consiguió ser subcampeón del mundo.

Entre los candidatos a la victoria, en caso del improbable fallo de Ogier y Latvala, y aspirantes al podio, destaca el belga Thierry Neuville (Hyundai), segundo el año pasado a solo 36 segundos de Ogier.

Si dividimos esa diferencia en los 300 kilómetros cronometrados la distancia es de menos de una décima de segundo por kilómetro, lo que no es mucho.

FUENTE: AFP