Baloncesto Baloncesto -  3 de septiembre 2010 - 12:00hs

Mundial: Puerto Rico falló en los momentos decisivos

ESTAMBUL (AP). Puerto Rico se marcha del mundial de básquetbol con una sola victoria, ví­ctima de sus propios errores en los momentos decisivos y de la lesión de Carlos Arroyo, uno de sus jugadores más importantes.

La selección boricua dependí­a de sí­ misma para avanzar a segunda ronda, pero cayó el jueves frente a Costa de Marfil 88-79 y certificó su eliminación prematura del torneo.

"Hay que felicitar a Costa de Marfil", señaló el alero Angel Vassallo. "Sabí­amos que tení­amos que ganar si querí­amos avanzar, pero fueron mejores que nosotros".

Un triple empate en la parte baja del Grupo C terminó favoreciendo a China, que logró el último boleto a los octavos de final gracias a un mejor promedio de puntos.

El equipo de Manolo Cintrón no supo decantar la balanza a su favor en los partidos igualados y lo pagó caro frente a tres de las potencias más destacadas del básquetbol europeo: Rusia, Grecia y Turquí­a. En el lado positivo, el base José Juan Barea y Vassallo, máximos anotadores del equipo, confirmaron que son jugadores de proyección internacional.

Puerto Rico calcó los mismos errores en su debut frente a Rusia y en su segundo partido ante Grecia. Dominó el juego durante varios perí­odos, pero no supo aguantar la ventaja.

El equipo se vino abajo en el último parcial, con errores inexplicables en ataque y demasiadas faltas personales, que los rivales aprovecharon desde la lí­nea de tiros libres. Frente a Rusia terminó cediendo por nueve puntos (75-66), contra Grecia la diferencia fue de escasamente tres (83-80).

"No jugamos bien en ataque y eso es un problema para un equipo cuya mejor arma es el ataque", reconoció el pí­vot John Peter Ramos.

La derrota frente a Rusia vino acompañada de la lesión de Arroyo. El base del Heat de Miami sufrió un fuerte golpe a la altura de la cadera izquierda, que le apartó del resto de la competición. La baja de Arroyo dejó a Barea prácticamente solo en la dirección del equipo y el joven base de los Mavericks de Dallas terminó acusando el cansancio.

Sin Arroyo, Puerto Rico sumó su primera y única victoria del torneo frente a China (84-76) en el ecuador de la fase de grupos. El triunfo daba dos oportunidades a los de Cintrón para certificar el pase a segunda ronda.

Pero fallaron en ambas.

La primera fue contra el anfitrión Turquí­a. Un encuentro complicado, no sólo por la calidad de los turcos, sino por la dificultad añadida de soportar la presión de una de las aficiones más ruidosas y encendidas del viejo continente.

Puerto Rico no se arrugó y estuvo a punto de dar la sorpresa, aunque el último parcial volvió a pasarle factura. Vassallo anotó dos triples consecutivos a falta de un minuto, pero Turquí­a terminó llevándose el triunfo por un estrecho margen de sólo dos puntos (79-77).

"Fue un partido igualado. Hicimos un gran esfuerzo, pero no pudimos aguantar hasta el final", comentó al alero Nathan Peavy.

Puerto Rico quemó su último cartucho frente a Costa de Marfil. La selección africana, que no habí­a ganado un solo partido, superó al conjunto boricua en intensidad. La selección puertorriqueña, cansada y falta de chispa, fue a remolque durante los 40 minutos y nunca encontró un resquicio para la remontada, escribiendo un inesperado epí­logo a su andadura en Turquí­a.

En el plano individual, Barea, 26 años, se consagró como el jugador más importante de Puerto Rico y se convirtió en el máximo anotador del equipo con una media de casi 17 puntos por partido. Vassallo, en segundo lugar, promedió 15,2 y el pí­vot Ramos 10,4.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: