Béisbol Béisbol -  29 de abril 2012 - 08:00hs

Columna: Hasta ahora, Pujols es un error de 240 millones

(AP). El primer dí­a de los entrenamientos de pretemporada, Albert Pujols se paró ante los micrófonos en Arizona a fin de presentar formalmente una nueva era para los Angelinos de Los Angeles.

"Aquí­ estoy", afirmó el dominicano.

Cuando la temporada regular ya lleva casi un mes, es entendible que los aficionados de los Angelinos se pregunten si el anuncio no fue un poco prematuro. El propietario del equipo, Arte Moreno, desembolsó 240 millones de dólares por un superastro que aún no ha redituado.

La campaña está en sus inicios y falta mucho béisbol por jugarse. No hay razón para entrar en pánico por su bateo o repentina falta de poder, incluso en momentos en que los Angelinos comienzan a preocuparse por un arranque que los tiene trastabillando en la cola de la división Este de la Liga Americana, a nueve juegos de los Rangers de Texas.

En los últimos dí­as, el equipo dio de baja a un pelotero que gana nueve millones de dólares al año y envió a las menores a su cerrador. Los jugadores tuvieron su propia reunión de equipo a puerta cerrada en un intento por determinar qué ha estado mal.

Pero no hay mucho que puedan hacer sobre Albert Pujols salvo esperar y tener esperanza.

Tendrán que esperar a que el caribeño comience conectar con la contundencia que siempre lo caracterizó en San Luis. Confí­an en que su caí­da de efectividad en el bateo sea sólo temporal, no un preludio doloroso de lo que podrí­an ser los próximos 10 años.

"La muestra es pequeña para establecer ahora una tendencia en cuanto a lo que ocurre", dijo el piloto de los Angelinos, Mike Scioscia. "Empezaremos a ver que él hará algunas cosas a medida que se sienta cómodo en la caja de los bateadores", apuntó.

Efectivamente, hay razones para creer que Pujols será el jugador que todos esperan en Anaheim.

El jugador ha comenzado a acostumbrarse a un nuevo equipo, a una nueva liga, a un nuevo estadio no apto para jonrones y a numerosos lanzadores nuevos que nunca habí­a enfrentado.

Pujols tuvo una sequí­a similar en el bateo al principio de la campaña anterior, pero terminó con 37 jonrones y colaboró en la victoria de los Cardenales de San Luis en la Serie Mundial.

Sin embargo, si Pujols ha tenido dificultades para pegar imparables mucho más para conectar cuadrangulares.

A principios de semana, en el partido contra Tampa Bay, el jugador conectó un sencillo y puso fin a la peor racha de su carrera de 21 salidas al bate sin indiscutible. Pujols tiene apenas promedio de bateo de .226, muy por abajo del de .328 que tení­a con los Cardenales.

Otros equipos han advertido la situación y sacan provecho.

Con el partido en peligro de derrota y dos outs en la octava entrada, los Angelinos tení­an el viernes en la noche un corredor en segunda base. Los Indios enfrentaron a Pujols con lanzamientos en lugar de darle la base por bola. Pujols sacó un elevado hacia la primera base y los Angelinos terminaron con su quinta derrota consecutiva.

No habí­a razón para no hacerle lanzamientos a Pujol. En 21 partidos esta temporada, el dominicano tení­a sólo cuatro carreras impulsadas y ningún jonrón.

Su sequí­a de jonrones en temporada regular alcanzó las 113 salidas al bate, la peor cifra de su carrera, y se remonta al 22 de septiembre.

____

Tim Dahlberg es un columnista deportivo nacional para The Associated Press. Está en Twitter como http://twitter.com/timdahlberg

FUENTE: Agencia AP