Fútbol Fútbol -  25 de julio 2011 - 15:00hs

América: "Celestes" dan vuelta olí­mpica en el Centenario

MONTEVIDEO (AP). Unas 60.000 personas aclamaron en la madrugada del lunes al plantel de Uruguay que conquistó la Copa América y que, horas después de la consagración en Buenos Aires, emprendió rumbo hacia Montevideo y dio la vuelta olí­mpica en el venerable estadio Centenario.

La delegación llegó a la base de la fuerza aérea contigua al aeropuerto internacional de Carrasco pasadas las 22.30 e inició un recorrido de más de 12 kilómetros hasta el estadio. Miles y miles de aficionados con banderas, con caras pintadas, luciendo pelucas celestes, hicieron que el vehí­culo debiera transitar a marcha lenta, por lo que el trayecto tomó varias horas.

Entrevistado por la televisión, el delantero del Liverpool Luis Suárez, elegido el mejor jugador del campeonato, dijo que los aficionados "se lo merecen por todo el sufrimiento que ha estado viviendo el paí­s en los últimos años", cuando el equipo no conseguí­a tí­tulos.

"Hay que festejar. Estoy con ganas de ir a las calles e ir al estadio", dijo Diego Forlán, quien se mostraba eufórico tras sellar con dos goles la victoria por 3-0 sobre Paraguay en la final.

Fiel a su estilo, Sebastián Abreu apeló al humor: "Nos dieron el premio al fair play y se lo dieron a Diego Lugano, que es algo así­ como darle el premio de la paz a Bin Laden". Aludí­a a que el zaguero y capitán del seleccionado es de juego recio e impetuoso cuando se va al área contraria a intentar cabecear algún centro.

Abreu reiteró lo que le pasó en el Mundial de Sudafrica: "Ustedes no lo vieron pues la señal se cortó, pero a mí­, como en el Mundial, me volvieron a dar el premio al Mejor suplente de la Copa América... Con Diego Godin batimos un récord: somos los únicos dos jugadores que jugamos la Copa América y que no tocamos una pelota".

Es que ambos entraron a escasos minutos del final de un par de partidos, Abreu ante Perú y Godí­n, que padeció una gripe que lo radió del torneo, ante Paraguay.

El estadio Centenario, en 1980 declarado "Monumento al Fútbol Mundial" por la FIFA, abrió sus puertas sobre las 21.00. Hubo un desfila de aficionados que iban y vení­an, a la espera de los jugadores. En total, se calcula que unas 60.000 personas ocuparon sus instalaciones.

Sobre las tres de la madrugada, finalmente, el plantel pudo dar la vuelta Olimpí­ca, siendo ovacionado por los seguidores.

Los festejos comenzaron apenas terminó el partido. La gente se volcó a las calles y hubo que suspender prácticamente todo el servicio de transporte de pasajeros ya que era imposible circular.

Los servicios de transporte se reanudaron en la madrugada del lunes y en las calles céntricas podí­an verse aún secuelas de esas celebraciones, incluidas muchas botellas de cerveza rotas. No se informó de incidentes serios.

Uruguay no ganaba este torneo desde 1995. Con esta conquista, sin embargo, pasó a ser el equipo que más veces se alzó con el trofeo. Lo ganó en 15 ocasiones, una más que Argentina.

FUENTE: Agencia AP