Fútbol Fútbol -  20 de junio 2010 - 00:00hs

Mundial: Holanda aprende a ganar jugando feo

DURBAN, Sudáfrica (AP). Holanda es conocida por su bello estilo de juego, y por no haber ganado nunca el torneo de fútbol más importante del mundo.

En el Mundial de Sudáfrica, los holandeses podrí­an dejar atrás ambas reputaciones.

El talentoso equipo del pragmático entrenador Bert van Marwijk ha demostrado que puede ganar jugando feo, al anotarse un triunfo de 1-0 sobre Japón el sábado tras una victoria de 2-0 sobre Dinamarca en su primer encuentro en el Mundial, en el que Holanda disfrutó de un autogol.

Esos dos triunfos fueron suficientes para hacer que los holandeses se convirtieran en el primer equipo que llega a los octavos de final cuando aún les falta disputar un encuentro en la etapa de grupos.

Van Marwijk dijo que el resultado justifica el estilo de juego después de que su equipo fue el que más tiempo tuvo la pelota pero no logró crear oportunidades claras durante gran parte del encuentro, obstaculizado por la defensa agresiva y rápida de Japón.

"¿Por qué nos concentramos en el buen fútbol en vez de en ganar?", dijo Van Marwijk. "Les puedo asegurar que nosotros de verdad, de verdad queremos ganar y si podemos lograrlo con estilo, pues magní­fico. Pero hay que poder ganar partidos feos".

Holanda llegó a esta Copa del Mundo con grandes expectativas. El equipo goleó 4-1 a Ghana y aplastó 6-1 a Hungrí­a en amistosos dominados por el tipo de jugadas con pases rápidos y fluidos que dejaron a los aficionados con la boca abierta.

"Nuestro estilo de juego no fue tan atractivo como ante Ghana y Hungrí­a", reconoció Van Marwijk. "Pero aquí­ es más difí­cil ganar encuentros".

El delantero Dirk Kuyt estuvo de acuerdo con su entrenador.

"Este es un torneo que reúne a los 32 mejores equipos del mundo. No es fácil", dijo. "Hay paí­ses aquí­ que no tienen nada que perder y disputan el partido de su vida para mostrar su juego en el escenario más importante".

Las selecciones holandesas de la década de 1970 jugaban el fútbol fluido y llamativo que le encanta a los aficionados de todo el mundo. Pero en 1974 y 1978 se quedaron a un tris de alzar la Copa, superados en la final por los anfitriones Alemania y Argentina, respectivamente.

FUENTE: Agencia AP