Otros deportes - 

California autoriza ingresos para deportistas universitarios

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — En un desafío a las normas de la NCAA, California abrió el lunes la puerta para que los deportistas colegiales contraten agentes y ganen dinero a partir de patrocinios con empresas de calzado deportivo, bebidas, automóviles u otros giros, tal como lo hacen los profesionales.

La primera ley de este tipo en la nación, promulgada por el gobernador demócrata Gavin Newsom, entraría en efecto en 2023 y podría cambiar radicalmente el deporte amateur en Estados Unidos, además de desembocar en un desafío legal.

Newsom y otros defensores de la medida consideran que ésta pretende aportar más equidad en el reparto del cuantioso dinero que arrojan los deportes colegiales. Permitiría que los deportistas compartieran la riqueza que generan para sus escuelas.

Varios críticos se han quejado durante años de que las universidades se enriquecen gracias a los deportistas, con frecuencia personas de raza negra que tienen problemas financieros.

“Otros estudiantes colegiales con talento, ya sea en la literatura, la música o la innovación tecnológica, pueden monetizar sus talentos y su trabajo duro”, razonó el gobernador. “Sin embargo, los estudiantes deportistas tienen prohibido recibir compensaciones mientras sus colegios y universidades respectivas devengan millones, frecuentemente con riesgos grandes para la salud y la trayectoria académica y profesional de los deportistas”.

Newsom pronosticó que otros estados promulgarán legislaciones similares.

La NCAA había solicitado a Newsom que vetara la propuesta de ley, al advertir que borraría el límite entre amateurs y profesionales, y que daría a California una ventaja injusta en el reclutamiento. El órgano rector del deporte colegial respondió a la aprobación señalando que considerará sus “siguientes pasos”, sin dar detalles.

Mediante un comunicado, la NCAA informó que está trabajando para revisar sus reglas sobre la obtención de dinero a partir del nombre e imagen de un deportista. Sin embargo, consideró que cualquier cambio debería realizarse en el nivel nacional mediante el propio organismo, y no con un mosaico de leyes estatales distintas.

La ley de California se aplica a estudiantes de escuelas públicas y privadas, pero no a los colegios comunitarios, en el estado más poblado del país. Aunque abarca todos los deportes, las mayores cantidades de dinero están en el fútbol americano y en el basquetbol.

Los estudiantes deportistas no devengarán salarios. Pero bajo la nueva ley, no pueden ser despojados de sus becas ni expulsados de un equipo si firman convenios de patrocinio.

Hay algunas limitantes: Los deportistas no pueden suscribir acuerdos que entren en conflicto con los contratos existentes de sus escuelas. Por ejemplo, si una universidad tiene un contrato con Nike, su deportista no podrá firmar con Under Armour.

La legislación representa otro caso en que California se ha distinguido de otros estados en materia de cambios sociales y políticos. El movimiento para que los estudiantes deportistas se beneficien de sus labores atléticas ha estado vigente desde hace años, como un tema de equidad económica y derechos civiles.

“No es un secreto que una mayoría de estos deportistas son afro-estadounidenses”, dijo el senador Steven Bradford, de raza negra y coautor de la iniciativa. “Éste es un asunto de justicia y que debía atenderse desde hace tiempo”.

Newsom tuiteó un video donde aparece firmando la ley durante un episodio especial del programa “The Shop- Uninterrupted” de HBO. A su lado está el superastro de la NBA LeBron James, uno de varios deportistas profesionales que han respaldado la medida.

El hijo de James tiene 14 años, es un prospecto del basquetbol con Los Ángeles y tendrá 18 cuando la ley entre en vigencia.

James se mostró entusiasmado en Instagram, por la promulgación. Consideró la ley “un cambio en las vidas de incontables deportistas que se merecen esto”.

“¡NCAA, ustedes deben dar el siguiente paso. ¡Podemos resolver esto para todos!”, añadió.

Su compañero Draymond Green, tres veces campeón de la NBA, fue más allá.

“La NCAA es una dictadura”, dijo el lunes a periodistas el exastro de la Universidad de Michigan. “Estoy cansado de ver el despojo a la gente, a estos deportistas colegiales”.

Antes de que el gobernador aprobara la ley, la NCAA había advertido que marginaría de sus competiciones a las universidades de California. Ello significaría que potencias como la USC, la UCLA, Stanford o la Universidad de California en Berkeley no podrían participar.

De ocurrir ello, las escuelas de California podrían formar un nuevo órgano rector, al que podrían incorporarse estados con disposiciones similares. Ello amenazaría la unidad y el dominio de la NCAA.

Pero el gobernador, exjugador colegial de béisbol, manifestó sus dudas acerca de que la NCAA pudiera expulsar a las instituciones californianas. Argumentó que los 40 millones de habitantes y el estatus de California como la quinta mayor economía del mundo hacen muy difícil que se le margine.

La NCAA “no puede darse el lujo de hacer eso”, consideró.

La senadora estatal demócrata Nancy Skinner, autora de la ley, opinó que ésta podría ayudar especialmente a las mujeres, quienes tienen oportunidades limitadas de desarrollo en el deporte profesional una vez que egresan de la universidad.

“Esta época colegial es la principal en que se les pone atención”, dijo. “Para las mujeres ésta podría ser la única época en la que pueden hacer algo de dinero”.

Las reglas de la NCAA prohíben a los deportistas contratar agentes. Asimismo, la NCAA se ha negado tajantemente a pagarles a los deportistas en la mayoría de los casos. Sin embargo, un comité analiza otras vías por las que podrían ganar dinero los deportistas. Se espera que ese grupo presente un informe en octubre.

La NCAA sí permite que algunos deportistas acepten dinero en ciertos casos. Los tenistas pueden recibir hasta 10.000 dólares en premios al año. Los deportistas olímpicos pueden aceptar compensaciones a partir de sus competencias.

Asimismo, muchas escuelas pagan a los jugadores estipendios anuales que van de 2.000 a 4.000 dólares.

“Decíamos en broma que ahora todos los chicos querrán ir a la universidad en California”, dijo el alero de los Warriors, Glenn Robinson III, quien jugó a nivel colegial en Michigan. “Pienso que había llegado el momento. Mucha gente se despierta y comienza a ver cuánto dinero obtienen estas universidades a partir de los jugadores. Cuando yo iba a la escuela, muchos jugadores no podían pagarse el almuerzo”.

FUENTE: ADAM BEAM (Associated Press)