ATLETISMO Otros deportes -  6 de marzo 2014 - 18:07hs

Latinoamérica confía en cubanos, brasileños, 400 m y Rivera en Sopot

El atletismo latinoamericano afronta un nuevo reto de viernes a domingo con el Mundial en pista cubierta de Sopot (Polonia), donde cubanos y brasileños volverán a ser las principales esperanzas, junto al mexicano Luis Rivera (longitud) y los 400 metros (Luguelín Santos, Nery Brenes).

En esa última distancia, el costarricense Brenes fue campeón por sorpresa hace dos años en Estambul-2012, en la anterior edición del evento, con lo que aspira a revalidar su corona, aunque no lo tendrá fácil.

Brenes logró hasta ahora el decimoséptimo mejor tiempo de la temporada de 2014 (46.53), lejos del hombre que lidera el ránking del año, el trinitense Lalonde Gordon (45.17) y del crono que sirvió al atleta 'tico' para su gran triunfo en Turquía en 2012 (45.11, su mejor tiempo personal bajo techo).

También aspiran a medalla en los 400 metros dos dominicanos, Luguelín Santos y Gustavo Cuesta, especialmente el primero, un joven talento que ya se colgó la plata en esa prueba en los Juegos Olímpicos de Londres-2012 y el bronce en la misma distancia en el Mundial al aire libre de Moscú, en agosto del pasado año.

Otra prueba en la que puede haber protagonismo latinoamericano y especialmente cubano será el triple salto, con Pedro Pablo Pichardo y Ernesto Revé, que tienen las dos mejores marcas de la temporada (17,76 y 17,58 metros) y aspiran a lo máximo.

Pichardo fue plata en el Mundial de Moscú del pasado año y es uno de los valores emergentes de esta prueba.

Será la gran opción de una delegación cubana de seis atletas donde no estará el vallista Dayron Robles, sobre el que sigue pesando una sanción disciplinaria, y en la que también parece con opciones la pertiguista Yarisley Silva, plata olímpica en Londres y bronce mundial en Moscú.

Un poco más numeroso es el equipo brasileño desplazado a Polonia, con siete integrantes, entre los que se encuentra uno de los defensores de título, Mauro Vinicius Da Silva 'Duda', que consiguió la victoria en Estambul en el salto en largo (8,23 metros).

Esta temporada llegará a Sopot con la décima mejor marca del año (7,98 metros), a 32 centímetros de la del ruso Alexander Menkov (8,30 metros), el gran favorito.

También está en el equipo verdeamarillo Fabiana Murer, campeona mundial bajo techo en Doha-2010 y al aire libre en Daegu-2011 en el salto con pértiga. Regresa en Polonia al Mundial en pista cubierta, tras no acudir a la cita de Estambul por su preparación para los Juegos Olímpicos, donde no pudo acceder a la final.

La otra esperanza brasileña será Thiago Braz, también pertiguista, que ha conseguido la quinta mejor marca de la temporada antes del Mundial (5,76 m).

La alternativa Lauro

Otra de las opciones latinoamericanas en Sopot será el argentino Germán Lauro, único representante de su país en esta cita.

Fue sexto en el anterior Mundial en pista cubierta (20,38 m) y ese mismo 2012 fue igualmente sexto en los Juegos Olímpicos de Londres (20,84 m). En 2013, en el Mundial de Moscú, acabó séptimo, tras superar una lesión contrarreloj, que dificultó seriamente su preparación en los días previos.

Esta vez aspira a seguir progresando y colarse en el podio, unos días después de haber batido el récord sudamericano de esta disciplina, con 21,04 metros en la reunión de Praga, el 25 de febrero.

Panamá lleva por su parte al evento un nombre ilustre, el veterano Irving Saladino, que en pista cubierta ya fue plata mundial en Moscú-2006, un éxito luego superado al aire libre con un oro mundial en Osaka-2007 y el histórico oro olímpico en Pekín-2008.

En las últimas temporadas Saladino ha acumulado decepción tras decepción y nulo tras nulo en las grandes competiciones, pero ahora, a sus 31 años, quiere demostrar que no está acabado.

El resto de participantes latinoamericanos acuden con opciones más modestas, pero sin olvidar en ningún momento que acuden a un evento históricamente propicio para los 'outsiders' y las sorpresas.

FUENTE: AFP