TENIS 9 de junio 2021 - 16:55hs

¡INSÓLITO! Público tuvo que abandonar partido de Roland Garros para cumplir toque de queda

Debido al toque de queda a las 11:00 pm en Francia, el público tuvo que abandonar la pista, cuando Djokovic ganaba ante Berrettini en el Roland Garros.

El público tuvo que abandonar la pista Philippe-Chatrier cuando el serbio Novak Djokovic dominaba por dos sets a cero frente al italiano Matteo Berrettini, con el fin de poder respetar el toque de queda que entraba en vigor a las 23h00 locales (21h00 GMT), en el Roland Garros

El primer anuncio de la organización, media hora antes de la entrada en vigor del toque de queda, provocó el abucheo generalizado de los cerca de 5.000 espectadores que estaba disfrutando con el partido de tenis.

"On va rester! On va rester!" (¡Nos vamos a quedar!)", gritaron los aficionados.

https://twitter.com/jeremy_santallo/status/1402731911466917893

Un cuarto de hora después, el siguiente anuncio fue recibido de nuevo con abucheos y el cántico del público esta vez fue "On a payé! On a payé!" (¡Hemos pagado!), en el Roland Garros.

A las 22h55, viendo que la mayor parte del público seguía en sus asientos, la organización decidió enviar a los dos tenistas al vestuario y los servicios de seguridad procedieron al desalojo de las gradas, en calma y sin incidentes.

Este miércoles, una vez que el toque de queda se retrasó de las 21h00 a las 23h00, era la primera vez tras 10 días de torneo, en el que el público podía asistir a la sesión nocturna, aunque no pudieron ver el desenlace del último cuarto de final masculino.

La hora del partido ya se había adelantado a las 20h00 (una hora menos de lo habitual), en previsión de que el partido pudiese alargarse, pero no fue suficiente, antes del toque de queda.

Los organizadores de Roland Garros obtuvieron de las autoridades un aumento del público en el recinto, pasando de los 5.000 de los primeros días, a los 13.000 este miércoles, con un tope de 5.000 personas en la pista principal.

Los jugadores regresaron a la cancha un cuarto de hora después para reanudar el encuentro.