MUNDIAL Mundial 2014 -  17 de junio 2014 - 10:51hs

Mueller almuerza Portugal antes de primer bostezo

RIO DE JANEIRO (AP). En el Mundial de los goles, Thomas Mueller es el rey.

El alemán firmó el lunes un triplete en la goleada por 4-0 sobre Portugal, en la que Cristiano Ronaldo pasó tan desapercibido como el resto de su equipo.

La cuenta de dianas llegó a las 44 en 14 partidos, a pesar que Irán y Nigeria firmaron un 0-0 en el primer empate de la competición. Estados Unidos se sumó a la fiesta con un gol a los 32 segundos, el sexto más rápido de la historia del torneo, en su victoria por 2-1 sobre Ghana.

Bélgica-Argelia y Rusia-Corea del Sur cerrarán el martes la primera vuelta de partidos del Mundial por el Grupo H, al tiempo que Brasil y México abrirán la segunda fecha, en la que algunas selecciones harán las maletas de vuelta a casa.

Brasil dejó claro que el idilio de Mueller con los mundiales no era flor de un día. Alemania pasó el rodillo a Portugal y lo hizo con "falso delantero". Es decir, sin nueve de área como referencia. Un sistema que usaron otras selecciones como España en el pasado y que no resintió el impactante promedio goleador de la competición de 3,14 por partido.

Mueller suma ya ocho dianas en dos Copas del Mundo. Un registro a la altura de los más grandes. El medio centro de Bayern Munich ya fue bota de oro en Sudáfrica y lidera la tabla de anotadores cuatro años después en Brasil.

"He jugado otros partidos importantes, así que no tenía miedo", dijo Mueller sin dar más importancia al registro.

Cristiano, flamante Balón de Oro y campeón de Europa con el Real Madrid, se quedó con las ganas de ser Mueller. Apenas disparó dos veces a puerta, y se le vio gesticulante, frustrado, molesto con el árbitro y sus compañeros.

Portugal se vio golpeada por las adversidades. Primero, un penal en contra. Después la expulsión de Pepe y por último las lesiones de Hugo Almeida y Fabio Coentrao desnortaron a la selección ibérica. Cristiano jamás encontró balón y pasó a ser una de las pocas estrellas del torneo que no luce en forma.

"No todo es culpa del árbitro, nosotros también estuvimos mal en la definición", dijo el técnico portugués Paulo Bento, quien descartó que la estrella portuguesa se encuentre mal físicamente.

Alemania lidera el Grupo G junto con Estados Unidos, que se impuso a Ghana para vengar la dolorosa derrota contra la selección africana en los octavos de final de Sudáfrica. Los de Juergen Klinsman, que participa en su quinto Mundial (segundo como técnico), sufrieron para defender el tempranero gol de Clint Dempsey a los 32 segundos. Andre Ayew logró la igualada a los 82 minutos y cuando el empate parecía inevitable, John Brooks dio el triunfo a los norteamericanos con un cabezazo a los 86. En uno grupo complicadísimo, con dos teóricas potencias europeas y uno de los mejores combinados africanos, los estadounidenses aspiran a demostrar que el crecimiento del fútbol en su país no es un espejismo.

Irán y Nigeria firmaron el único empate del torneo hasta la fecha, un intrascendente 0-0 para el gran público pero que para el técnico portugués de Irán Carlos Queiroz fue todo un logro.

"Era necesario jugar un partido práctico", dijo Queiroz, quien dirijo a Portugal en el pasado Mundial. "Todas las opciones están abiertas".

Irán y Nigeria se jugarán sus opciones contra Argentina y Bosnia, respectivamente.

FUENTE: JORGE SAINZ (Associated Press)