MUNDIAL Mundial 2014 -  9 de julio 2014 - 23:25hs

Romero se reivindica con Argentina

SAO PAULO (AP). Dentro del plantel que Argentina trajo a la Copa del Mundo, la figura del portero Sergio Romero fue tal vez una de las más cuestionadas.

¿Cómo era posible que el titular del arco de uno de las selecciones candidatas al título fuese suplente en su club de la liga francesa?

Brillante con dos atajadas en la definición por penales, Romero salió el miércoles arropado como el nuevo héroe argentino, y reivindicado como nunca al poner a Argentina en la final.

Sus intervenciones en el triunfo 4-2 ante Holanda en la tanda de penales colocaron su nombre de inmediato en la misma categoría de Sergio Goycochea, aquel guardameta que en el Mundial de Italia 1990 tuvo las manos salvadoras en dos definiciones sucesivas desde los 12 pasos —ante Yugoslavia en cuartos de final y luego contra Italia en semifinales— en las que Argentina salió triunfante. Ese equipo con Diego Maradona como conductor alcanzó una final que acabó perdiendo 1-0 ante Alemania, precisamente el adversario del domingo en Río de Janeiro.

"Trabajé mucho para llegar de la mejor manera. A mí nadie me regaló nada", afirmó Romero, dándole las gracias al entrenador Alejandro Sabella por la fe que le tuvo para que siguiera como titular del seleccionado por segundo Mundial seguido.

"Tengo un entrenador que me bancó (apoyó) muchísimo y compañeros que me bancaron. Eso es lo más importante y por lo que yo trabajo", añadió.

Romero cargaba consigo el balón Brasuca y el trofeo al mejor jugador del partido.

También se llevó los elogios Louis van Gaal, el técnico rival. Resulta que Van Gaal era el entrenador del AZ Alkmaar, el club holandés en el que hace siete años llegó al fútbol europeo.

Van Gaal recordó que fue él quien le enseñó a Romero cómo tapar penales, una educación que lamentó tras la semifinal del miércoles

"Esto duele", dijo Van Gaal, técnico de Romero entre 2007-09. "Fuimos el club que lo trajo a Europa. Siempre tuvo el talento para tapar penales".

Romero no ocultó su admiración hacia Van Gaal: "Me ayudó muchísimo cuando llegué a Holanda, con costumbres distintas a las nuestras y con otra lengua. Al principio no entendía nada. Él hablaba español y me ayudó muchísimo. Le estoy muy agradecido".

Sobre los penales, Romero dijo que el factor suerte se combinó con su propia intuición y las anotaciones que disponía sobre los patrones de los holandeses.

Tapó el disparo de Ron Vlaar tirándose a su derecha y después a su izquierda para desviar el de Wesley Sneijder. Pudieron haber sido tres, al señalar el que Arjen Robben logró meter al fondo.

"Un poco de intuición me decía que tirara a la izquierda y el papel decía que la derecha. No sé por qué le hice caso al papel, me recontra...", dijo el arquero de 27 años.

Durante la última temporada, Romero disputó el exiguo total de tres partidos con Mónaco, relegado a la banca por el croata Danijel Subasic. En Argentina se reclamaba que Sabella convocara a otros, como Willy Caballero del Málaga de España. Pero "Chiquito", como le apodaron, ya lleva tres partidos en este Mundial con el arco invicto y apenas ha recibido tres goles.

"El apoyo de mis compañeros fue enorme", dijo Romero.

Han pasado 24 años desde la última vez que otra selección "Albiceleste" estuvo en la final y nuevamente se encontrará contra Alemania, este domingo en el estadio Maracaná.

Romero confió que el desenlace para Argentina será distinto a la vez anterior que enfrenó a Alemania en un Mundial, en la que cayeron 4-0 en los cuartos de final hace cuatro años.

"Estoy mucho más tranquilo en todos los sentidos. Ese fue un golpe muy duro. Veníamos haciendo un gran Mundial hasta ese día, en el que las cosas no salieron", dijo Romero. "Esperamos hacer las cosas mejor que ese día. El equipo cambió mucho. Se entrega, da la vida, en la cancha".

FUENTE: (Associated Press)