Deportes 30 de agosto 2008 - 14:00hs

NFL: La atención se centra en 3 quarterbacks

NUEVA YORK (AP). Tres quarterbacks estelares llaman la atención de cara al comienzo de la temporada de la NFL del 2008: Brett Favre, Peyton Manning y Tom Brady.

El primero salió del retiro y protagonizó un enredado conflicto antes de incorporarse a su nuevo equipo. Los otros dos tratan de recuperarse de lesiones que quizás no los alejen del terreno de juego pero sí­ podrí­an afectar su efectividad, particularmente en los albores de la campaña.

Pero también hay otras nubes amenazadoras sobre la NFL.

La liga enfrenta inminentes problemas gremiales y la posible renuncia de un influyente propietario, por una discordia familiar, la cual ha puesto de manifiesto las diferencias crecientes entre los dueños que tienen miles de millones de dólares y otros menos acaudalados.

En tanto, el deceso inesperado del jefe del sindicato, Gene Upshaw, añade un giro trágico a la historia de la NFL y genera incertidumbre en las próximas conversaciones contractuales. Upshaw habí­a sido un negociador crucial para evitar problemas laborales durante las últimas dos décadas.

En el emparrillado destacan los quarterbacks veteranos.

Favre, quien se retiró en abril después de guiar a Green Bay a la final de la Conferencia Nacional, decidió volver en junio para su 18va campaña en la NFL. Luego de una larga discusión con los Packers, que habí­an nombrado ya a Aaron Rodgers como su mariscal de campo fijo, el legendario Favre fue cedido a los Jets de Nueva York.

El propio Favre reconoció que se "siente extraño" con su nueva camiseta, pese a que ésta sigue siendo verde.

Brady y Manning tienen problemas fí­sicos, una constante en un deporte con tanto contacto entre jugadores.

Manning se sometió a una cirugí­a para retirar una bolsa sinovial infectada de la parte posterior de su rodilla, y se reintegró apenas a mediados de agosto a los Colts de Indianápolis.

"Mi meta es volver para el primer partido", dijo el astro, quien ha sido titular en los 160 encuentros de su equipo desde 1998, cuando llegó a la liga, la segunda cifra más alta después de las 253 aperturas seguidas de Favre (275, contando la postemporada).

Esa es también la meta de Brady, quien se perdió la primera parte de la pretemporada por una lesión en el pie derecho.

El año pasado, fue el tobillo derecho el que le dio problemas, incluso en el Super Bowl, donde los Patriots de Nueva Inglaterra vieron frustrado su intento por culminar invictos la temporada al caer sorpresivamente 17-14 ante los Giants de Nueva York.

En el ámbito extradeportivo, el asunto más conflictivo es la situación entre los Steelers de Pittsburgh y Dan Rooney, presidente del consejo del equipo. Junto con los comisionados, Rooney habrí­a sido la figura más influyente en la liga durante 30 años.

Su padre fundó el club en 1932, y Dan tiene una participación de 16% del equipo con sus cuatro hermanos. Dado que los hermanos tienen inversiones en empresas relacionadas con las apuestas, deben vender sus acciones, y han contemplado ofertas muy superiores a las que Rooney podrí­a hacer.

"Dan ha hecho un excelente trabajo en la administración de los Steelers, y ha contribuido enormemente a la liga", dijo el comisionado Roger Goodell. "Creemos que merece la oportunidad de seguir, así­ que trabajamos en busca de una resolución sobre esos argumentos".

El conservar a Rooney en la liga serí­a incluso más importante tras el fallecimiento de Upshaw.

Durante más de 30 años, Rooney ha sido el pacificador de las disputas laborales, con un carácter suficientemente mesurado en las discusiones para resolverlas en el último minuto. Una de sus principales cualidades es el respeto que le tienen ambas partes, los jugadores y los otros 31 dueños, quienes suelen tener 31 opiniones divergentes.

En mayo pasado, los propietarios rechazaron el contrato extendido en marzo del 2006, al considerar que en las condiciones actuales de la economí­a, no les conviene destinar el 60% de los ingresos a los salarios de los jugadores. Si no se redacta un nuevo convenio para marzo del 2010, la temporada siguiente transcurrirí­a sin un tope salarial, y con la posibilidad de una huelga para el año posterior.

Aunque Upshaw habí­a asumido una postura tajante en las negociaciones, Goodell y los propietarios, como Rooney, consideraban que ésa era su retórica caracterí­stica, y confiaban en que el problema se resolverí­a. El deceso de Upshaw habrí­a terminado con ese optimismo.

El abogado principal del sindicato, Richard Berthelsen, fue nombrado de manera interina como sucesor de Upshaw y permanecerí­a en el cargo para el comienzo de las conversaciones. Se ha involucrado en esos asuntos durante 37 años y era la mano derecha de Upshaw.

Pero la dinámica ha cambiado. Upshaw tení­a una relación laboral cercana con Goodell.

La decisión de Favre, quien se retiró, se arrepintió y buscó un nuevo equipo después de 16 temporadas en Green Bay, fue una telenovela durante los entrenamientos previos a la campaña, atrayendo la atención de la prensa y quitándosela a Manning, Brady, los Patriots y los Cowboys de Dallas, favoritos en la Conferencia Nacional con su pléyade de personajes que suelen ocupar los titulares (el dueño Jerry Jones, Tony Romo y Terrell Owens), así­ como de jugadores con problemas legales, como Adam "Pacman" Jones y Tank Johnson.

En cuanto a los Giants, campeones defensores, han sido ignorados y descartados pese a su tí­tulo. Y eso les encanta, porque resulta un incentivo perfecto.

Con una nueva temporada llegan nuevos ganadores, parte de las regulaciones de paridad entre los equipos de la NFL. A estas alturas del año pasado, pocos creí­an que los Giants saldrí­an de la mediocridad.

Minnesota parece lista para superar a Green Bay en la División Norte de la Nacional, porque los Packers podrí­an sufrir sin Favre. Y Cleveland, que saltó de una foja de 4-12 a una de 10-6 la temporada anterior, tiene muchas esperanzas en la División Norte de la Americana, aunque los Browns tienen un calendario muy complicado.

También hay cambios. Bill Parcells está al mando en Miami, que tuvo un récord de 1-15 la temporada anterior. Tony Sparano, uno de sus asistentes en Dallas, es el nuevo entrenador en jefe, y Chad Pennington, desechado por los Jets cuando Favre llegó, es el quarterback con más logros que los Dolphins han tenido desde que Dan Marino se retiró hace una década.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: