Deportes 14 de julio 2009 - 20:00hs

Woods buscará mantener la misma estrategia en Escocia

TURNBERRY, Escocia (AP). Tiger Woods estaba concentrado en hallar la mejor ruta alrededor de tres trampas profundas en el décimo hoyo en Turnberry mientras la brisa del mar le daba en el rostro.

Preparó su primer golpe hacia la derecha, por el lado elevado de dos trampas de arena, y luego le aplicó su madera 3 con el tacto suficiente para que la pelota rebotara a lo largo del campo hasta que dejó de rodar a sólo tres yardas de la arena.

Fue un buen golpe.

"De eso se trata", dijo Woods. "Algunos de estos hoyos (las trampas profundas) te succionan al intentar ponerla por encima de ellos".

Las trampas parecen ser la mayor amenaza.

El argentino Angel Cabrera, campeón del Masters de Augusta, está entre los golfistas que le pegan más duro a la pelota, y a pesar de ello se mostró cauteloso.

"Creo que durante toda la semana voy a tratar de mantenerme alejado de las trampas de arena. Esa será mi estrategia", afirmó.

Un audaz golpe de salida dejarí­a al golfista con una menor distancia para llegar al green, tal vez una mayor oportunidad de apuntarse un birdie.

"Pero, ¿es posible hacer eso a lo largo de cuatro dí­as?", se preguntó Woods.

No parece estar dispuesto a correr ese riesgo.

El astro estadounidense ha ganado el Abierto Británico en tres ocasiones sobre dos campos ubicados junto al mar. En el 2000 obtuvo su primera jarra de Claret en St. Andrews, una victoria tan famosa para el Grand Slam que alcanzó en su carrera como las cuatro rondas en las que no tuvo que salir de ninguna trampa de arena.

Su victoria más reciente en el Abierto Británico fue hace tres años en Hoylake, donde Woods sólo uso el driver en una ocasión en 72 hoyos. Esa semana eligió jugar principalmente con hierros largos y ocasionalmente con una madera 3 para salir del tee, cualquier cosa para mantenerlo alejado de las trampas.

"No creo haber sido capaz nunca de llegar al green desde una trampa de arena", dijo Woods. "Acarrea una penalización de un golpe. Incluso si puedes hacer avanzar la pelota 60 yardas, todaví­a tienes que emplear un hierro 6 para llegar al green".

Turnberry es un campo muy diferente. Pero la estrategia es la misma.

Woods regresa al Abierto Británico después de que el año pasado se perdió el campeonato más antiguo en la historia del golf debido a que estaba recuperándose de una cirugí­a de rodilla que lo mantuvo ocho meses fuera de acción.

Nunca habí­a visto Turnberry hasta que llegó el domingo, y el martes por la mañana jugó la última de sus tres rondas de práctica debajo de una mezcla de nubes y sol, un clima algo inestable que probablemente continuará igual durante la semana.

Lo que ha aprendido, al igual que el resto de los jugadores que no estuvieron en Turnberry en 1994 _la última vez que el Abierto Británico se llevó a cabo en este campo_, es que es importantí­simo mantener la pelota en juego. Más allá de los fairways el césped es tan espeso que podrí­a ser difí­cil sacarla de allí­, si es que el golfista logra hallarla.

FUENTE: Agencia AP