FÚTBOL Fútbol Internacional - 

Ryan Giggs habla de "choque involuntario" con su expareja

"Tenía miedo. Nunca me había pasado antes, tenía tanto miedo", relató la leyanda del ManU Ryan Giggs en el tribunal.

La exleyenda del Manchester United, el galés Ryan Giggs afirmó el miércoles que el choque entre su cabeza y la de su expareja, hecho por el que se afronta a un proceso de violencia conyugal, fue involuntario durante una discusión.

Durante su proceso ante un tribunal de Mánchester, Giggs, de 48 años, se echó a llorar describiendo su noche en prisión, después del arresto el 1 de noviembre de 2020, como "la peor experiencia de mi vida".

"Tenía miedo. Nunca me había pasado antes, tenía tanto miedo", relató.

Aseguró que el incidente, que tuvo lugar en su domicilio en las afueras de Mánchester, comenzó mientras él y su expareja, Kate Greville, peleaban por el control de un teléfono móvil.

Su relación se había deteriorado, pero Giggs, que reconoció no haber sido nunca fiel a sus sucesivas parejas, estimaba que estaban todavía en pareja, contó.

Durante la pelea, "perdimos completamente el equilibrio porque resbalamos sobre bolsas de la compra" en la cocina, contó.

Después de esa caída en la que "nuestras cabezas se chocaron", "vi que ella estaba mal", añadió Giggs, preguntado por la acusación el miércoles.

Aseguró haberse apartado inmediatamente. La hermana de Greville, Emma, presente en el lugar de los hechos, llamó a la policía, acusando también al exfutbolista de haberle propinado un codazo en la mandíbula.

Giggs, que se declaró no culpable, afirmó no haber golpeado intencionadamente a Emma Greville. El martes indicó no haber cometido jamás violencia contra las mujeres.

Interrogado el miércoles por el representante de la Fiscalía, Peter Writhg, sobre su predisposición a "hacer cosas, cuando usted está en cólera, de las que luego se arrepiente", el exdeportista respondió "sí".

Ryan Giggs debe también responder al delito de comportamiento de control sobre su expareja durante su relación, que comenzó en 2017. Si es declarado culpable de los hechos por los que está acusado, podría enfrentarse hasta a cinco años de prisión.

Como jugador, Giggs ganó 13 títulos de Premier League y dos Ligas de Campeones con el Manchester United. Fue nombrado en enero de 2018 seleccionador de Gales, con el que alcanzó los octavos de final de la última Eurocopa el año pasado.