Deportes 16 de marzo 2009 - 10:00hs

Cubano atropellado por Stallworth era "hombre de familia"

MIAMI (AP). El cubano Mario Reyes, fallecido tras ser atropellado por el jugador Donte Stallworth, fue descrito por sus familiares y amigos como un padre y esposo cariñoso.

Su familia indicó que Reyes, quien llegó como adolescente a Estados Unidos y se dedicó a operar grúas durante la noche, no podí­a costearse un automóvil y tení­a que tomar el autobús para ir a trabajar.

De acuerdo con los informes policiales, murió el sábado al ser atropellado por un Bentley conducido por Stallworth, de los Browns de Cleveland en el fútbol estadounidense, en una avenida que une a Miami y Miami Beach. Reyes iba camino a la parada del autobús.

"Pasaba todo su tiempo libre con su familia. Iba camino a su casa", dijo el cuñado de Reyes, Francisco Fajardo, en declaraciones el domingo a The Associated Press.

Reyes habí­a trabajado toda la noche en su empleo para la empresa de embarques Bernuth Agencies, ubicada a unos cuantos metros de donde ocurrió el accidente. Nadie respondió el teléfono de la compañí­a el domingo.

Su familia y compañeros de trabajo dijeron que marcó su salida en el reloj de asistencia unos minutos antes del incidente, ocurrido a las 7 de la mañana.

"Cuando llegó el momento de que se fuera, tomó sus cosas y salió a la parada del autobús que estaba enfrente", dijo su colega Renier Calana al diario The Miami Herald. Ella habí­a trabajado con Reyes descargando contenedores del Puerto de Miami.

"Escuchamos el impacto. Todos salimos y estaba tendido inconsciente en medio", dijo.

Reyes, de 59 años, estaba cerca de un cruce peatonal, pero no se ha determinado si intentó cruzar legalmente. La policí­a dijo que Stallworth no ha recibido cargos formales y está cooperando con las investigaciones.

Se le tomaron las muestras rutinarias de sangre para determinar si consumió drogas o alcohol. Los resultados se esperan en un plazo de entre tres dí­as o tres semanas, dijeron las autoridades.

Mientras la policí­a investigaba lo ocurrido, Reyes fue llevado a un hospital.

Su familia fue informada luego de que él llegó, y sólo se les dijo que "habí­a habido un accidente". Mientras se dirigí­an al hospital a toda prisa únicamente podí­an orar porque todo terminara bien.

"Cuando llegamos ahí­ ya era demasiado tarde. Habí­a muerto", dijo Fajardo.

Según informó su familia, Reyes salió de Cuba en su adolescencia en busca de una mejor vida en Estados Unidos. Al no poder costearse su educación, optó por hacer trabajos de construcción para poder ganar dinero.

Reyes era un gran aficionado al béisbol, en especial de los Marlins de la Florida y del equipo cubano que compite actualmente en el Clásico Mundial de Béisbol.

Le sobreviven su esposa de casi 20 años, Catalina, y la hija de 15 años de la pareja, Daniela, quienes estaban demasiado afectadas por lo ocurrido como para hablar con los medios de comunicación.

FUENTE: Agencia AP