Deportes 5 de julio 2008 - 16:00hs

Federer-Nadal en otra final de Wimbledon

WIMBLEDON, Inglaterra (AP). Tras colocarse a ley de un triunfo de su sexto tí­tulo consecutivo de Wimbledon, Roger Federer apenas alcanzó a ver unos cuantos games del partido de Rafael Nadal por las semifinales.

Federer tiene una grabación del partido de Nadal, pero tampoco está ansioso por verla para sacar ventajas de cara a su duelo del domingo en la final de Wimbledon.

"Ya sé bastante", dijo Federer. "Observaré más si creo que es necesario, pero en este momento, creo que sé todo lo que tengo que saber".

Es difí­cil ponerlo en duda. Después de todo, el encuentro del domingo será la sexta final de un Grand Slam entre Federer (1) y Nadal (2), la máxima cantidad entre dos hombres en la era de los Abiertos.

"Creo que es bastante increí­ble", indicó el suizo, "que nos hayamos enfrentado tantas veces en momentos tan importantes".

Aunque no está seguro sobre el puesto de su rivalidad en la historia del tenis, cuando habló al respecto el sábado, Federer mencionó nombres como Borg, Connors, McEnroe, Lendl, Becker, Edberg, Agassi y Sampras.

"No sé cómo será vista en muchos años, porque en este momento estamos metidos en ella, y uno trata de ganar los partidos contra su principal rival. Es difí­cil", comentó Federer. "Sé que lo que estamos atravesando en este momento es algo especial".

Ambos se han enfrentado en las tres últimas finales del Abierto de Francia, con triunfos para Nadal en todas.

Y ahora volverán a encontrarse en su tercera final consecutiva de Wimbledon, con ventaja de 2-0 para Federer. El suizo tiene cinco campeonatos al hilo en el All England Club.

El domingo podrí­a ser un dí­a histórico para Wimbledon.

Federer posee junto con Bjorn Borg la marca moderna de cinco tí­tulos corridos, e intenta ser el primer hombre desde la década de 1880 que gana seis campeonatos consecutivos. Cuando Willie Renshaw ganó desde 1881 a 1886, sólo tuvo que jugar un partido porque en ese entonces el campeón defensor avanzaba directo a la final.

Nadal, por su parte, intenta ser el primer hombre desde Borg en 1980 que gana el Abierto de Francia y Wimbledon en la misma temporada.

"Federer y Nadal están hambrientos. Nadal ha perdido los dos últimos años en la final, y sé que tiene muchas ganar de ganar este. Roger quiere ganar seis en fila, pero no está satisfecho. Quiere ganar más Wimbledons, más Grand Slams", comentó Borg. "Cada vez que juegan entre ellos hacen que el otro dé el máximo".

Nadal tiene ventaja de 11-6 en sus duelos con Federer, aunque en canchas que no sean de arcilla, el suizo lo aventaja 5-2. Será la 14ta ocasión que la final de un torneo tiene a ambos como protagonistas, la quinta mayor cifra en la era de los Abiertos detrás de Ivan Lendl vs. John McEnroe (20); Andre Agassi vs. Pete Sampras (16); Boris Becker vs. Stefan Edberg (16); y Jimmy Connors vs. McEnroe (15).

Tomando en cuenta que Federer sólo tiene 26 años y Nadal 22, podrí­an sumar a ese total durante mucho tiempo más.

También hay que pensar en la superioridad de Federer y el español en cuanto a sus contemporáneos. Federer lleva 231 semanas consecutivas en el primer lugar del ranking mundial, mientras que Nadal suma 154 semanas segundo.

"Seguro, es una gran rivalidad porque somos el número uno y el número dos. Esa es la principal rivalidad, porque si uno es el número uno y el otro es el número cinco, entonces no importa, ¿no?", dijo Nadal. "Pero en los últimos años a los dos nos ha ido bien, y espero que siga así­ durante muchos años".

Aunque no son grandes amigos, tienen una buena relación. El año pasado, cuando Nadal tení­a problemas para conseguir un vuelo de Montreal a Ohio, Federer lo llevó en su jet privado.

Y ciertamente sienten respeto por el otro.

En la final de Wimbledon de 2006, Federer derrotó a Nadal en cuatro sets. El año pasado, llegaron a cinco sets y Nadal estuvo a punto de destronar a Federer.

Si Nadal parece estar cerrando la brecha con Federer en césped, la misma parece estar aumentando en arcilla. En la final de Roland Garros el mes pasado, el español aplastó a Federer en tres sets, perdiendo apenas cuatro games, en el que fue el peor revés de Federer en un partido de Grand Slam.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: