Deportes 12 de enero 2009 - 01:00hs

NFL: Steelers 35, Chargers 24

PITTSBURGH (AP). Convenientemente, los Steelers de Pittsburgh conquistaron para la postemporada de la NFL la ventaja de jugar en casa; ahora se quedarán en su terreno para el juego de campeonato de la Conferencia Americana, y contra un rival que les desagrada más que ninguno: los Ravens de Baltimore.

El equipo con la mejor marca en casa desde la fusión de la NFL en 1970 se sacudió una desventaja de 7-0 a dos minutos de haber iniciado el juego, detuvo al poderoso corredor Darren Sproles, y regresó algo de normalidad a la postemporada al derrotar el domingo a los Chargers de San Diego por 35-24 en su juego divisional.

Sproles, que habí­a logrado un total de 328 yardas en el juego contra los Colts, no fue un factor el domingo a pesar de un regreso de patada de 63 yardas y una recepción de 62 yardas para anotación en los últimos dos minutos del partido luego de que Pittsburgh habí­a construido una ventaja de 35-17.

Sproles fue limitado a ganancia de 15 yardas en 11 acarreos, luego de haber ganado 105 yardas por tierra la semana previa.

Por supuesto, es difí­cil anotar cuando un equipo no tiene el balón.

Gracias a una serie ofensiva de casi ocho minutos de los Steelers para anotación que culminó con un pase de ocho yardas del quarterback de Pittsburgh Ben Roethlisberger; a una intercepción que sufrió un enví­o del quarterback de San Diego, Philip Rivers, en primera oportunidad en la yarda 23 de Pittsburgh y a una patada de despeje que rebotó en el casco de Eric Weddle y que recuperó Pittsburgh, los Chargers sólo tuvieron el balón 17 segundos en el tercer perí­odo, frente a 14:43 minutos de los Steelers.

Con un ahora sano Willie Parker corriendo para ganancia de 146 yardas y dos anotaciones; con Roethlisberger recuperado de una conmoción sufrida al final de la temporada regular para dirigir una ofensiva eficiente, los Steelers realizaron lo que los favoritos Titans, Panthers y Giants no pudieron: ganar en casa.

Fue la primera ocasión desde 1971 que tres equipos ganan como visitantes durante un fin de semana de postemporada, y los Steelers se aseguraron que los conjuntos en gira no obtuviera una marca de cuatro de cuatro.

Los Steelers tení­an la peor ofensiva de los equipos que llegaron a la postemporada, pero lograron 35 puntos para apoyar a la mejor defensiva de la NFL.

Ahora llegó el momento de la Tercera Parte de la historia Ravens vs. Steelers, el próximo domingo; el tercer y más intrigante enfrentamiento esta temporada entre los adversarios de la División Norte de la Conferencia Americana que no se soportan mutuamente.

Los Steelers nunca han derrotado a los Ravens tres veces en una temporada, aunque tampoco han tenido la ocasión de hacerlo, pero sí­ derrotaron en tres ocasiones a los predecesor de Baltimore, los Browns de Cleveland, en la campaña de 1994.

Pittsburgh ganó los dos juegos previos, por 23-20 en tiempo extra en Pittsburgh, y por 13-9 en el juego de revancha el 14 de diciembre en Baltimore con lo que aseguraron el tí­tulo divisional.

Esos partidos fueron dos de los enfrentamientos de más desgaste fí­sico de la temporada en toda la NFL, con lesiones por ambas partes, y al jugar por la oportunidad de ir al Super Bowl, esto sólo incrementará la intensidad fí­sica y, sin duda, la antipatí­a entre estos rivales de división.

FUENTE: Agencia AP