Deportes 13 de septiembre 2009 - 04:00hs

US Open: Clijsters sorprende, elimina a Williams y va a la final

NUEVA YORK (AP). Kim Clijsters sorprendió a Serena Williams el sábado, en la semifinal del US Open, que terminó cuando la campeona defensora y favorita local fue sancionada con el descuento de un punto, por gritarle a una jueza que le marcó una falta, al pisar la lí­nea durante un saque.

Clijsters, quien llegó a este torneo sin figurar entre las preclasificadas y sin ubicarse en el escalafón mundial, llegó a la final al superar a Williams (2da preclasificada), por 6-4, 7-6.

Cuando Williams serví­a, en 5-6 y 15-30 en el segundo set, cometió una falta en su primer saque. En el segundo, la jueza de lí­nea marcó una falta por poner el pie sobre la lí­nea. Así­, se le señaló una doble falta que puso los cartones en 15-40 y dejó a Clijsters en match point.

En lugar de volver a la lí­nea de fondo para sacar, Williams se acercó a la jueza y le comenzó a gritar, apuntándole y haciendo gestos con una pelota en la mano.

La increpada la acusó con la jueza de silla y el árbitro de torneo Brian Early se sumó a la conversación.

A Williams se le habí­a marcado ya una infracción por conducta antideportiva, al azotar su raqueta luego de perder el primer set. Por lo tanto la jueza de silla esta vez la sancionó con un punto para Clijsters, lo que puso fin al encuentro.

"Le marcaron una falta de pie y, un punto después, le dijo algo a una jueza de lí­nea, y esto fue informado a la silla y resultó en una sanción de un punto", dijo Earley. "Simplemente ocurrió que ese punto era un match point. Fue una violación de las reglas por conducta antideportiva".

Cuando se anunció la decisión, Williams rodeó la red para saludar a Clijsters, que parecí­a no entender lo que sucedí­a.

"Solí­a tener un muy mal temperamento y he mejorado mucho", dijo Williams en su conferencia de prensa. "Así­ que, sé que no me creen, pero solí­a ser peor. Sí­, sí­, es cierto".

Perdido en el griterí­o quedó el importante logro de Clijsters, que en apenas su tercer torneo tras dos años y medio de retiro se convirtió en la primera madre que llega a una final de Grand Slam desde 1980, cuando la australiana Evonne Goolagong Cawley ganó Wimbledon.

Clijsters no competí­a en el Abierto estadounidense desde el 2005, cuando ganó el tí­tulo. El domingo enfrentará a la novena preclasificada, la danesa Caroline Wozniacki, que venció a la belga Yanina Wickmayer 6-3, 6-3 en la otra semifinal, también demorada por lluvia.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: