Fútbol Fútbol -  3 de julio 2011 - 16:00hs

América: Bolivia sigue en boca de todos

CORDOBA, Argentina (AP). Tras asumir la dirección de la alicaí­da selección boliviana a fines de 2010, Gustavo Quinteros prometió cambiar esa historia de fracasos, y en la ví­spera de la Copa América advirtió que tení­a un plan para neutralizar a la Argentina de Lionel Messi.

"Hay que trabajar mucho para agarrar confianza y salir en esta crisis en la que estamos", proclamó el entrenador argentino nacionalizado boliviano.

Pues el primer paso se dio con creces: Bolivia, con un fútbol organizado, bien parado en defensa y atento a cada maniobra de Messi, particularmente después del primer cuarto de hora, le empató 1-1 a la Albiceleste en la inauguración del campeonato, un resultado que sacudió fuerte a los anfitriones y caló temprano como las ondas de una dinamita en el torneo.

Bolivia está en boca de todos y el resultado que le sacó a la Argentina en la apertura del Grupo A dejó demostrado que cualquiera le puede hacer la vida difí­cil a los grandes.

"Fue difí­cil. Bolivia supo cerrarse bien atrás y nos complicó", admitió el delantero Sergio Agüero, quien entró en el segundo tiempo para meter el gol de la igualdad y salvar a los argentinos de una catástrofe. "Además, le pusieron uno encima a Lionel y eso siempre complica".

Para el entrenador de Uruguay, Oscar Tabárez, el empate pone las cosas interesantes y deja un mensaje: Nada de subestimar a los supuestos equipos débiles.

Quinteros habí­a dicho que le pondrí­a una marca escalonada a Messi, que su equipo jugarí­a bien concentrado y ordenadamente en todas sus lí­neas. Eso se cumplió casi al pie de la letra, ya que los bolivianos fueron inteligentes y no se dejaron desbordar por unos anfitriones que cayeron en el desconcierto e individualidades intrascendentes.

Y, lo más importante, Bolivia no dejó que gravitase a plenitud el mejor jugador del mundo.

"Se trabajó mucho en el orden táctico y eso nos ayudó, además, de que se hizo un tremendo desgaste fí­sico", señaló Quinteros.

El empate encendió interminables debates de la crí­tica argentina en torno a su selección e interrogantes sobre qué variantes debe implementar el técnico Sergio Batista con miras al segundo compromiso el miércoles contra Colombia, que le ganó por la mí­nima 1-0 a Costa Rica el sábado.

Bolivia jugará su segundo partido contra la selección "Tica" el jueves.

El empate ante Argentina fue considerado en Bolivia una hazaña y le vino bien a una selección que arrastra sendos fracasos tanto en Copa América como en las ultimas cuatro eliminatorias mundialistas.

En el último torneo continental celebrado en Venezuela, Bolivia habí­a vuelto a quedarse en la primera ronda y finalizó décimo.

La llegada de Quinteros como timonel no auguraba grandes éxitos en una selección que no habí­a podido renovarse a pesar de los pobres resultados y que tení­a problemas para armarse ante la reticencia de los clubes a prestar a jugadores, según quejas del propio técnico.

Pero Quinteros tení­a conocimiento del fútbol boliviano. El argentino se nacionalizó en 1993 y desde ese momento se enroló en la selección hasta 1999, periodo en que disputó 26 partidos como defensa.

Integró la selección boliviana que se clasificó al Mundial de Estados Unidos en 1994 y en la que figuraron jugadores como Marco Etcheverry y Erwin Sánchez.

"El profesor supo plantear bien el partido", señaló el delantero Edivaldo Rojas, un brasileño naturalizado que metió el gol boliviano. "Pero como él dice, esto es sólo un paso grande".

___

Juan Zamorano está en Twitter como @Juan_Zamorano

FUENTE: Agencia AP