Fútbol Fútbol -  22 de mayo 2017 - 17:36hs

Hinchas entusiastas y con esperanza en regreso del fútbol internacional a Irak

"Antes, miraba estos partidos por la tele. Hoy, ¡estoy en el estadio!". Como muchos aficionados iraquíes, el estudiante Alí asiste este lunes a su primer partido internacional de fútbol, el encuentro de la Copa de la Confederación Asiática (AFC) entre el equipo del Ejército del Aire y el Al Zawraa, ambos de Bagdad.

Es el gran regreso del fútbol internacional en Irak, tras cuatro años de prohibición por la FIFA como consecuencia de la violencia en el país y los sangrientos atentados yihadistas.

La instancia suprema del fútbol mundial levantó el veto a los partidos en Irak a principios de mayo, bajo una serie de condiciones, autorizando así la disputa en este país de la ida de las semifinales de la zona oeste del torneo.

El encuentro, entre dos equipos de Bagdad, se disputa pese a todo en Erbil la capital del Kurdistán situada al norte del país, una zona más segura que la capital iraquí.

"Me hubiese gustado que fuese en Bagdad, pero es así. Estamos tan felices", suspira Alí, de 24 años, vestido con la camiseta azul del Ejército del Aire y una bandera con el halcón, el símbolo del club, alrededor del cuello.

Llegó a Erbil en autobús junto a otros aficionados. El club ha costeado la mitad de los gastos y Alí ha tenido que pagar 35.000 dinares (unos 25 euros) y hacer ocho horas de camino.

"Es un partido especial, no podía perdérmelo", sonríe este estudiante de Derecho. "Queremos mostrar al mundo que el fútbol es nuestra oxígeno, respiramos fútbol", añadió.

- Periodo de pruebas -

Alrededor del estadio François Hariri, en medio de los aficionados distendidos, los militares patrullan regularmente. La seguridad es máxima para este encuentro, considerado como una prueba para ver la capacidad de las autoridades iraquíes a albergar eventos de este tipo.

La autorización de la FIFA se limita por ahora a un periodo de pruebas de tres meses y solo en ciertas ciudades.

Pese a que el partido no alcanzó el nivel de las expectativas (1-1), los 11.500 espectadores que asistieron al espectáculo disfrutaron del momento, saltando, cantando y gritando.

La batalla de los decibelios la ganan los Ultras Blue Hawks del Ejército del Aire y sus vuvuzelas ensordecedoras, más numerosos que los Kings del Al Zawraa. "Es mi corazón pero lo que le hace latir es el Al Zawraa", dice una de sus pancartas.

"Vamos a dar una linda imagen de los estadios iraquíes, del fútbol iraquí", asegura Anouar, un aficionado del Al Zawraa de 25 años, con su billete, por el que ha pagado 10.000 dinares (7,5 euros), en la mano.

"La responsabilidad recae sobre nuestras espaldas", explica Ahmad Abdalá, de 22 años e hincha también de los Nawaris (las Gaviotas), antes de gritar: ¡Al Zawraa, siempre en nuestros corazones!".

Tanto él como sus compañeros llegaron de Bagdad en uno de los 15 autobuses fletados gratuitamente por el club. "Estamos tan felices, aunque sea lejos. Habrá que levantar también la prohibición sobre Bagdad, no siempre podremos venir de tan lejos", advierte.

- El Clásico iraquí -

Cada uno lleva con orgullo sus colores, pero comparten un mismo deseo: que se levante la prohibición en todo el país.

"El público tiene sed de partidos como éste. Además, ¡es el Clásico iraquí!", añade Ali Fadel, un taxista de 50 años.

Fundado en 1931, el club del Ejército del Aire es el decano del fútbol iraquí y el vigente campeón de la Copa de la AFC.

El Al Zawraa, con sus 12 títulos de campeón y sus 14 copas, es el más laureado del país.

El quincuagenario, hincha del Ejército del Aire "desde hace siete años", reparte su vida entre El Cairo y Bagdad. Ha llegado procedente de Egipto por avión expresamente para la ocasión: "145 dólares (130 euros) por el billete, el hotel y la entrada".

Para él, este partido es una merecida compensación tras una prohibición "innecesaria" e "injusta": "Tenemos un buen público, buenos estadios. Nos han privado de partidos así durante mucho tiempo".

El entrenador del Ejército del Aire Basim Qasim se mostró "feliz" tras el partido. "Irak y el público iraquí necesitan ver jugar a sus equipos en su territorio. Espero que las personas de buena voluntad trabajen para que se levante la prohibición en todo el país".

FUENTE: AFP