Deportes 7 de junio 2010 - 12:00hs

Otra vez el número uno, Nadal piensa en el césped de Wimbledon

PARIS (AP). Rafael Nadal se arrojó dos veces al suelo anaranjado. Aplaudió a la multitud y dejó caer algunas lágrimas de gozo. Luego, el Rey de la Arcilla posó junto a la Reina de España.

Sin embargo, la exuberante celebración de su quinto tí­tulo del Abierto de Francia no trajo consigo la gran fiesta que uno podrí­a esperar en la noche parisina.

"Es difí­cil tener un gran festejo si tienes que practicar mañana", explicó Nadal.

Es que Wimbledon está cerca. El tercer Grand Slam del año y el más prestigioso de la gira de la ATP comienza en apenas dos semanas y el español querí­a comenzar de inmediato a preparar su juego sobre césped.

Nadal cambia de superficies tras terminar invicto la temporada de arcilla con su victoria sobre el sueco Robin Soderling, 6-4, 6-2, 6-4, en la final en el estadio Roland Garros. La victoria le permitió bajar otra vez al suizo Roger Federer del número uno y volvió más espectacular una potencial final entre los dos en Wimbledon, el 4 de julio.

La rivalidad entre los dos genios del tenis actual ha estado archivada por un tiempo. Se enfrentaron una sola vez en el último año y no se cruzan en un torneo mayor desde febrero del 2009.

En Parí­s, Federer quedó afuera ante Soderling en cuartos de final. En Wimbledon el año pasado, Nadal no se presentó por problemas en una rodilla. En la final anterior del Abierto británico, el español se impuso al suizo en un partido notable.

Ahora, Nadal vuelve a estar bien de salud y ya acumuló un invicto de 22 partidos. Jugará el torneo de preparación sobre césped en Queen's esta semana y llegará al All England Club como primer cabeza de serie. La consagración del domingo le da un impulso adicional.

"La confianza siempre es lo más importante", dijo. "Así­ que ganar aquí­ y ganar los últimos 22 partidos sobre arcilla siempre es buena preparación para el césped".

El 2009 fue un año problemático para el español, que sufrió tendinitis en las dos rodillas y también la separación de sus padres. Se entiende, entonces, que el nuevo tí­tulo lo haya conmovido hasta las lágrimas, algo que no suele suceder.

"Es el dí­a más emotivo de mi carrera", le dijo a la multitud en francés durante la entrega del trofeo.

Su bajón del año pasado incluyó el revés ante Soderling en cuarta ronda en Roland Garros. Fue la única derrota de su carrera en el torneo, donde tiene 38 victorias.

Nadal es el segundo hombre en ganar el Abierto francés al menos cinco veces y el año próximo intentará alcanzar los seis tí­tulos de Bjorn Borg.

"Rafa Nadal, el mejor de la historia sobre arcilla. Punto", escribió el estadounidense Andy Roddick en Twitter.

Claro que el español aún no ha ganado el Abierto de Estados Unidos y, con siete Grand Slams, está a nueve del récord de 16 de Federer. Pero el domingo, rindió más en los momentos más difí­ciles y salvó los ocho puntos de quiebre que tuvo en contra.

"Es uno de los mejores partidos que le he visto jugar a Rafael", dijo su tí­o y entrenador Toni Nadal. "Aún si llega a la final del Abierto de Estados Unidos, éste habrá sido el partido más importante del año, porque representa su regreso, regresar a ganar el tí­tulo de este torneo otra vez".

FUENTE: Agencia AP