Deportes Boxeo - 

Jóvenes de Gaza se desahogan de la guerra con clases de Boxeo

Clases de boxeo en Gaza permiten a las jóvenes desahogarse de la guerra y liberan la energía negativa.

En un campamento de desplazados del sur de la Franja de Gaza, un entrenador enseña boxeo a niñas y jovencitas gazatíes para liberar la "energía negativa" acumulada en nueve meses de guerra.

"Se entrenan sin guantes. Me hacen mal pero debemos seguir entrenando", dice Oussama Ayoub, quien abandonó la Ciudad de Gaza (norte) hace varios meses para instalarse en Rafah, en la frontera con Egipto.

"Mi casa y mi club fueron destruidos", dice a la AFP. "Seguí dando clases de boxeo en Rafah, en los campamentos, en las escuelas. Visité otros campamentos (de desplazados) para entrenar a las jóvenes que están llenas de energía y la quien gastar", cuenta.

Las más pequeñas le golpean las manos, las más grandes golpean el cojín verde que sostiene.

"Lo más difícil es la falta de medios", dice Ayoub, con un silbato rojo al cuello. "Tenía de todo pero ahora no tengo nada, ni guantes de boxeo, ni patas de oso o cinturones de boxeo. Solo tengo una colchoneta para entrenar", agrega.

Liberar energía negativa en Gaza

Antes de la guerra, la joven Bilsan Ayoub se entrenaba "en un club donde teníamos todo el equipo necesario".

"Nos trasladaron al sur y dejamos de entrenar por mucho tiempo. Estuvimos todas en sitios diferentes y luego nos agruparon en el mismo campamento. El entrenador Oussama nos reunió y nos ayudó a retomarlo", relata.

"Es bueno practicar este deporte, sobre todo en este momento, nos permite liberar la energía negativa, la fatiga mental y todos los aspectos agotadores de nuestra vida", declara la adolescente. "El boxeo nos libera de todo eso", insiste.

El objetivo de Oussama Ayoub, mientras dirige a su decena de alumnas en una serie de estiramientos, es volver a poner su club de pie y enviar a sus boxeadoras a torneos internacionales para "adquirir experiencia, porque tienen energía de sobra".

Pero aunque los entrenamientos son un soplo de aire fresco, el entrenador sabe que un combate aficionado se puede ver interrumpido por un bombardeo israelí. "No hay seguridad en ninguna parte", comenta.

FUENTE: AFP

En esta nota: