Béisbol Béisbol -  19 de agosto 2010 - 14:00hs

Tras rozar la perfección, Galarraga busca la regularidad

NUEVA YORK (AP). Faltaba una hora para el inicio de un partido en el Yankee Stadium y la práctica habí­a terminado. Armando Galarraga era el último jugador de los Tigres de Detroit que seguí­a en el terreno del estadio, posando para fotos y firmando autógrafos en gorros, camisetas y pelotas.

Es la fama que acompaña al pitcher venezolano y que por siempre estará asociada a lo ocurrido el pasado 2 de junio. Fue cuando lanzó el juego perfecto que no fue, el que se frustró por un error del umpire de primera base Jim Joyce y que hubiese sido el out 27.

"Lo de la publicidad ha sido grandí­simo", dice Galarraga, quien está colaborando junto con Joyce en un libro sobre el juego que saldrá el año próximo. "Antes, nadie me pedí­a una foto, nadie me pedí­a un autógrafo. Si salí­a de Detroit nadie me reconocí­a".

Para un lanzador que antes del juego de un hit en Cleveland trataba de consolidarse en las Grandes Ligas, los tres meses siguientes han sido marcados por altibajos.

En 12 aperturas desde entonces, el derecho tiene marca de 1-4 y su efectividad es de 5.12.

El dilema de Galarraga es conciliar una noche mágica y única con encontrar la consistencia para tener éxito con regularidad.

Su coach de pitcheo le recomienda que no trate de forzar las cosas con sus lanzamientos. "Tiene que confiar más en sí­ mismo, no hacer más de la cuenta en cada pitcheo", comentó Rick Knapp.

Un ejemplo fue una reciente apertura de cinco innings contra Tampa Bay en la que las cuatro bases por bola que concedió fueron en cuenta de 3-2.

"Lo más probable es que no vuelva a lanzar otro juego igual, pero tiene la capacidad para lanzar como los mejores", añadió Alex Avila, el receptor que estuvo detrás del plato en el inolvidable partido.

Reclinado en una silla frente a su casillero, Galarraga desmenuzó en una entrevista con AP sus vivencias de los últimos tres meses.

"La suerte no ha estado mucho de mi lado en los últimos juegos", indicó al recordar una apertura en Boston en la que debió salir cuando tení­a la ventaja y le faltaba sacar un out para acreditarse la victoria

"Me estaba sintiendo bien y me dieron una bolazo en el tobillo con cuatro innings y dos outs y no pude tener la victoria", afirmó. "Ha habido juegos que he salido ganando, al relevo le hacen carreras y no he podido ganarlos. El factor suerte es muy importante y no lo he tenido a mi favor".

Pero al mismo tiempo reconoce que hay aspectos en los que la responsabilidad es sólo suya: "He tenido juegos buenos y malos. No puedo negar que he tenido juegos desastrosos. No me mantengo, o hago el 'switch' (ajuste) que uno debe hacer durante el juego".

Galarraga tiene un repertorio que se fundamenta en el slider y el sinker. Y en el caso del último lanzamiento, según Knapp, los pitchers son propensos a complicarse cuando tratan de ser demasiado finos al ejecutarlo.

Los Tigres no pierden paciencia porque, después de todo, Galarraga se vio afectado por lesiones durante la pasada temporada, luego que en 2008 fue el lí­der del club con 13 victorias.

"Sin duda tiene los lanzamientos y la calidad", dijo Knapp sobre su pupilo de 28 años. "La pregunta está en si tiene la consistencia en la mecánica y en los detalles del juego. Tiene que prestarle atención a esos detallitos que son donde se encuentran las debilidades".

"En esto no hay grandes secretos", añade Knapp. "Todos tienen una fórmula para que las cosas le funcionen y en su caso tiene que tenerse confianza, no hacer más de la cuenta en cada pitcheo. Su problema es que con facilidad logra poner en dos strikes al bateador contrario, pero no sabe liquidarlos".

Galarraga está de acuerdo: "Lo único que me falta es atacar un poquito más a los bateadores, ser más agresivo en la zona de strike. Cuando lo he hecho he tenido muy buenos juegos y cuando no he tenido malos juegos. Es fácil decirlo y suena fácil, pero se hace difí­cil".

En lo que evita caer es atascarse en el recuerdo del 2 de junio.

"Ya eso pasó. Tengo que dar vuelta la página, no puedo pensar en un solo juego. Tengo que pensar en una temporada", dice.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: