Fútbol Fútbol -  6 de mayo 2010 - 18:00hs

Mundial: Africa se llena de orgullo y esperanza

NAIROBI (AP). Una decena de adolescentes estaban de pie al borde de un campo de fútbol, una cancha que luce tí­picamente africana: el césped lleno de remiendos en los lí­mites y tierra roja oscura en el medio.

Cuando se les preguntó qué paí­s creen que ganará la próxima Copa Mundial, los niños gritaron nombres familiares: ¡Brasil! ¡Inglaterra! ¡España!

El último en contestar fue Dennis Njoroge.

"Nigeria", dijo el chico de 15 años. Los demás jóvenes le aplaudieron.

¿Por qué Nigeria? "Porque la Copa Mundial es en Africa", respondió.

La primera Copa Mundial que se juegue en Africa empieza en poco más de un mes y los aficionados al fútbol de todo el continente, desde Argelia hasta Zimbabue, están atentos al anfitrión Sudáfrica con mucho orgullo.

Hay carteles en Liberia que leen "Por el amor al juego. No podemos esperar ¡Vamos 2010!". En Costa de Marfil, uno de los paí­ses clasificados al Mundial, 2010 es el año de los elefantes, la mascota del equipo. En Camerún, hay pancartas que aclaman a los "Leones Indomables". La revista para pasajeros de Kenya Airways califica al próximo torneo como "el momento más grande para Africa en la historia del fútbol".

"Finalmente la Copa Mundial ha llegado a Africa", afirmó Benjamin Kanga, un maestro mientras lee algunas de las páginas deportivas en un kiosco en Abiyán, la capital de Costa de Marfil. "Ya era tiempo, porque el fútbol es una fuerza unificadora, una fuerza que reconcilia, algo en lo que nosotros los africanos necesitamos creer ahora mismo".

Seis naciones africanas participan en la Copa Mundial: algunas del margen norte del continente de habla árabe; del oeste francófono y del sur angloparlante. Cuando se le preguntó si sabí­a sus nombres mientras sus amigos jugaban con pelotas en las cercaní­as, Njoroge nombró cinco correctamente: Argelia, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria y Sudáfrica. Sólo le faltó Camerún.

Ningún equipo africano ha llegado alguna vez a la final de la Copa Mundial, pero los aficionados de todo el continente subrayan que ahora hay muchos más jugadores africanos jugando en clubes europeos, que se agregan a los que juegan hábilmente en Africa. De los seis equipos africanos, los apostadores creen que Costa de Marfil tiene más posibilidades, con 30 a 1, pero el paí­s está lejos de los favoritos nombrados por los niños en Kenia.

Eso no impidió que Kanga pronosticara una victoria para Costa de Marfil.

"Vamos a llegar lejos. Incluso vamos a ganarle a Brasil. Usted se enteró aquí­ primero", dijo. "Los elefantes van a llenarnos de orgullo. Van a hacer que toda Africa esté orgullosa".

Africa, particularmente sus comunidades más vapuleadas, podrí­an necesitar una inyección de orgullo. El continente es el más pobre en el mundo, frenado por la desnutrición, la falta de agua potable, el sida, el paludismo y la corrupción.

Una reciente visita a la Prisión Oeste de Nairobi _ donde Njoroge y sus amigos juegan en la cancha de la cárcel mientras sus padres trabajan _ es una muestra de cómo los cientos de miles de africanos mirarán la Copa Mundial.

Sesenta personas, entre trabajadores de la prisión y sus familias, se reunieron en un cuarto de actividades recreativas en un sábado reciente para mirar en un televisor de apenas 22 pulgadas un partido entre el Manchester United y el Tottenham.

En Akobo, Sudán _ descrito por Naciones Unidas como el lugar más hambriento en La Tierra _ los hombres juegan diariamente al fútbol en un campo polvoriento. En la ciudad viven miles de refugiados que huyen de la violencia y buscan alimentos, y pocas personas están conscientes de que está próxima la Copa Mundial, afirmó un residente, Peter Yien. El hombre no cree que pueda mirar ninguno de los juegos. La ciudad de miles de residentes tiene un solo televisor.

Es precisamente ese tipo de escenario terrible que tiene a muchos africanos tan orgullosos de organizar un acto deportivo que despierta pasiones en todo el mundo. Los aficionados que poseen boletos de 10 dólares para los primeros partidos ya están dirigiéndose a la punta sur de Africa.

"Nadie creí­a que algún dí­a Africa podrí­a organizar la Copa Mundial, así­ que ésta es una victoria para Africa", afirmó Joana Joaquim Covane, un ama de casa que vive en Maputo, Mozambique. "Voy a ir con mi marido para ver uno de los juegos por lo menos en Nelspruit", aseguró.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: