Otros deportes -  9 de junio 2018 - 20:06hs

Alonso no intuye sorpresas en su Gran Premio 300 en Canadá

Fernando Alonso intuye que su Gran Premio número 300, este fin de semana en Canadá, será de todo menos victorioso para sus intereses.

Tras no haber logrado clasificar entre los diez primeros en la sesión de entrenamientos libres del sábado por la mañana -acabó 13ro por McLaren, mientras que su compañero de equipo, Stoffel Vandoorne fue décimo- sus posibilidades de una sólida posición en la parrilla de salida disminuyeron.

En otra temporada decepcionante para Alonso, no pudo declararse sorprendido. Para él, la Fórmula Uno se ha convertido en un deporte totalmente predecible, aunque todavía no aburrido.

Llegó a proclamarse el campeón más joven, pero ahora es un veterano que lo ha visto todo. Afortunadamente, conserva el humor. "No estoy aburrido", dijo. "Obviamente es la serie más importante en deportes de motor y es donde todos soñamos con llegar, pero es verdad que en los últimos años se ha vuelto predecible. Esta es la carrera siete, hay 21 carreras, y todos sabemos lo que va a pasar. Puedes jugar al baloncesto y tener una noche mágica y anotar 40 puntos con tus compañeros de equipo y ganar el partido. Hay favoritos para la Copa del Mundo, aunque no se puede garantizar que Alemania, España o Brasil ganen. Pero aquí todos pueden garantizar que Mercedes o Ferrari ganarán la carrera, y eso es muy triste para el deporte".

Ampliamente considerado como uno de los mejores pilotos de su época, la trayectoria de Alonso ha sido una lección de bajo rendimiento, ya que solo ha ganado dos campeonatos de pilotos y ha tomado una serie de malas decisiones en la selección de equipos. Comenzó en 2001 -en el mismo Gran Premio de Australia que Kimi Raikkonen, de Ferrari- y tendrá 37 años el próximo mes de julio.

Será el cuarto piloto de F1 en participar en 300 Grandes Premios, aunque solo ha comenzado en 297, ya que no pudo tomar la salida dos veces.

- Objetivo: la triple corona -

Preguntado sobre su legado en el deporte, Alonso se mostró autocrítico. "Soy uno de los mejores en haber competido en la F1. Probablemente no soy el piloto más rápido en la calificación, en la carrera o en condiciones de lluvia, pero tengo un 9.5 en todas las áreas y trato de sacar partido de ello", comentó.

Han pasado más de cinco años desde su última victoria y 12 desde el segundo de sus dos títulos de pilotos con Renault. Ha ganado 32 carreras, la mitad del total del actual campeón Lewis Hamilton, cuya carrera no comenzó hasta que ambos se emparejaron en McLaren en 2007.

Fue una mala temporada para Alonso, quien se marchó después de solo un año de acritud y regresó a Renault, luego fue a Ferrari, nuevamente en mal momento, antes de regresar a McLaren donde está experimentando el período más miserable de su carrera desde 2015.

"Podría haber ganado cuatro o cinco campeonatos, pero al mismo tiempo me siento extremadamente privilegiado de haber corrido 18 años en la F1", dijo esta semana en Montreal, donde ha sido agasajado por su clase y longevidad. "Tengo muchos buenos recuerdos. Hubo muchos altibajos, pero ganar mis dos campeonatos definitivamente fue el mejor momento".

El próximo fin de semana, regresará a Francia para las 24 Horas de Le Mans en su intento de emular los logros del británico Graham Hill al alzar la "triple corona" de victorias en el Gran Premio de Mónaco, las 500 Millas de Indianápolis y Le Mans.

Ha ganado dos veces en Mónaco y tuvo mala suerte el año pasado en Indianápolis, donde una falla en el motor a última hora arruinó su carrera. Muchos observadores lo consideran un fuerte candidato para Le Mans.

Pero la Fórmula Uno sigue siendo el primer amor de Alonso, incluso si está decepcionado por su formato actual. "Probablemente nunca cambie, realmente", concedió el asturiano.

FUENTE: AFP