Mundial Copa Mundial FIFA -  16 de junio 2018 - 16:20hs

Más que ganar el Mundial, Tite quiere ser mejor persona

 Tite parece tenerlo todo: Un plantel repleto de jóvenes estrellas, resultados inobjetables, una popularidad arrolladora y la posibilidad de sumar otra Copa del Mundo a las vitrinas brasileñas.

Pero nada de eso es lo que más desea.

Lo que el estratega de la selección brasileña realmente quiere es algo tan simple y, al mismo tiempo, tan difícil de alcanzar. Ser una mejor persona.

Por eso, a donde sea que viaje, Tite siempre busca su objetivo en el mismo lugar: Una iglesia

“La espiritualidad y la oración, sin importar en qué religión, te vuelven un mejor ser humano. Y yo intento ser una mejor persona”, dijo un día antes de su debut mundialista como estratega nacional. “Es por eso que rezo. Y rezo siempre, no rezo para ganar”.

A millones de brasileños no les incomodaría que incluyera entre sus plegarias una para pedir la sexta corona mundial, pero Tite sabe bien que esa es su responsabilidad y no una obra divina. En la cancha, depende de sus jugadores en la búsqueda del máximo objetivo. Fuera del terreno también tiene en quién respaldarse

“Me siento más fuerte y una mejor persona cuando está mi familia”, dijo. “Soy un mejor profesional con mi familia”.

Y la familia ha estado cerca, a juzgar por los resultados del técnico desde que tomó las riendas del seleccionado brasileño en junio de 2016. Suma apenas una derrota en sus 21 compromisos como entrenador nacional. Ahora, llegó el momento de recoger los frutos de ese trabajo.

“Queremos mantener esta expectativa, y queremos mantener ese estándar en cada juego”, reconoció. “A nivel emocional hay mucha presión. Los veo a ustedes y me doy cuenta que el mundo nos está viendo”.

A pesar de la evidente presión, Tite no pierde el sueño y mucho menos la confianza.

“El trabajo que hemos hecho nos ha generado muchas expectativas, pero también una tranquilidad”, dijo el técnico. “Esperamos una actuación muy similar a la que tuvimos en las eliminatorias”.

Ese es un objetivo muy elevado al considerar que Brasil tuvo 10 triunfos y dos empates durante sus 12 juegos clasificatorios con Tite en el banquillo. La misión luce particularmente atrevida al tomar en cuenta que Suiza llega al encuentro en el sexto puesto del ranking mundial.

“Creo que Suiza es el equipo más fuerte al que enfrentaremos de momento”, dijo el asistente Cléber Xavier.

FUENTE: AP