Deportes 25 de diciembre 2011 - 15:00hs

Algunos jugadores de la NFL aún buscarí­an ocultar conmociones

(AP). Si se le pregunta al running back Maurice Jones-Drew de los Jaguars de Jacksonville si intentarí­a seguir jugando tras sufrir una conmoción cerebral o se saldrí­a de la cancha, responde con franqueza.

"La ocultarí­a", dijo el lí­der de acarreos de la NFL.

"Todo se reduce a esto: uno tiene que poder llevar alimentos a la mesa. Nadie va a contratar ni a querer a un tipo que no pueda mantenerse saludable. Sé que llegará un dí­a en que tendré problemas para caminar. Estoy al tanto de eso", dijo Jones-Drew.

"Pero para esto me contrataron. Las lesiones forman parte del juego. Si no quieres que te peguen, entonces no deberí­as jugar", agregó.

Otros jugadores dijeron que harí­an lo mismo: ocultarlas.

En una serie de entrevistas con The Associated Press sobre lesiones en la cabeza efectuadas durante las últimas dos semanas, 23 de 44 jugadores de la NFL _ligeramente más de la mitad_ dijeron que intentarí­an ocultar una posible conmoción cerebral en lugar de salirse de la cancha. Algunos reconocieron que ya lo han hecho.

Los jugadores también dijeron que deberí­a haber algo mejor para protegerlos de sus propios instintos: más de dos terceras partes de los entrevistados desean que haya neurólogos independientes en la banca durante los partidos.

La AP habló con una muestra representativa de jugadores _al menos uno de cada uno de los 32 equipos de la NFL_ para estimar si las medidas de seguridad contra las conmociones cerebrales y las actitudes en torno a las lesiones en la cabeza han cambiado en los últimos dos años, en los que se ha prestado mucha atención al asunto.

El grupo incluyó a 33 titulares y 11 reservas; 25 jugadores ofensivos y 19 de la defensa. Todos han participado en la liga en al menos tres temporadas.

En general, los jugadores indicaron que ahora están más conscientes de los posibles efectos a largo plazo de los ásperos golpes al casco.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: