MUNDIAL Mundial 2014 -  3 de abril 2014 - 19:05hs

Mundial: Scolari, artífice de sueño brasileño

BRASILIA (AP). El técnico Luiz Felipe Scolari conoce la responsabilidad que pesa sobre sus hombros. Al frente de la selección brasileña que por segunda vez disputará la Copa del Mundo en su territorio, la única posibilidad que cabe es ganar. Cualquier otro resultado será considerado un fracaso.

Brasil apostó por Scolari, un viejo conocido, para salvar el barco auriverde de lo que se vislumbraba como un naufragio mundialista bajo el mando de su antecesor, Mano Menezes, destituido después de resultados poco convincentes.

Felipao, apodado así por su carácter recio, parece haber enderezado el rumbo, armó un equipo con jugadores de su confianza y devolvió a la canarinha a la senda de la victoria al ganar la Copa Confederaciones de 2013, un triunfo especialmente alentador por la goleada sobre España en la final.

El técnico ostenta uno de los cinco títulos mundialistas brasileños, obtenido en Japón y Corea 2002, y confía en que sus dirigidos por lo menos llegarán hasta el último partido en el Maracaná.

"Sé que la final se disputa el día 13 de julio y comienza a las 16 horas, a esa hora estaré en la línea preparándome para el partido. Para entonces ya habré cantado emocionado a pleno pulmón el himno nacional y espero poder decir lo mismo de mis jugadores y del público presente", comentó Scolari en un reciente encuentro con periodistas.

Llegar allí no será fácil, aunque la verdeamarela cuenta con jugadores destacados como el veterano arquero Julio César, los laterales Marcelo y Daniel Alves, los volantes Willian, Ramírez y Oscar, y su principal estrella, Neymar.

Scolari tiene clara la presión que enfrentará Brasil en su condición de favorito casi indiscutible y de jugar en casa con su público llenando las gradas.

"Es claro que cuando se participa en un Mundial con el estatus de Brasil, nadie espera otra cosa que no sea levantar la copa. Nosotros apuntamos en esa dirección", manifestó.

Y no ha escondido su optimismo: "Estamos jugando en casa, tenemos a los aficionados de nuestro lado y un equipo que es competitivo y tiene mucha calidad. Tenemos todo lo que nos permite ser el mejor equipo".

Incluso ha afirmado que no estaba así de convencido antes del Mundial de 2002.

El regreso de Felipao a la selección brasileña en 2013 se dio en medio de cierta polémica sobre la posibilidad de que el técnico hubiera iniciado su declive.

Después de ganar el título mundial de 2002, Scolari tuvo un paso exitoso como seleccionador de Portugal, pero luego pasó al Chelsea inglés donde tuvo resultados mixtos que llevaron a su destitución, y terminó dirigiendo al Bunyodkor, en el discreto fútbol de Uzbekistán.

De regreso a Brasil en 2010, se incorporó al Palmeiras, que venía de un largo período de crisis. Con Felipao en el timón, logró como único resultado positivo la victoria en la Copa Brasil de 2012, un torneo secundario frente al Campeonato Brasileño. Ese mismo año abandonó al Palmeiras sumido en una grave crisis que a la postre significó su descenso a segunda división.

La reivindicación del técnico llegó de la mano de su vuelta a la selección brasileña, cuando obtuvo victorias importantes en amistosos, ganó los cinco partidos de la Confederaciones y devolvió la fe de los brasileños en la selección. Pero el balance final sólo será positivo si cumple el sueño nacional del país del fútbol.

FUENTE: MARCO SIBAJA (Associated Press)