Fútbol Fútbol -  8 de julio 2011 - 17:00hs

Sub17: La "Celestita" hace historia en México

MONTEVIDEO (AP). La plantel sub17 de Uruguay que disputará el domingo la final del mundial infantil contra México tiene en su sangre el ADN del técnico de la selección mayor, Oscar Tabárez.

Abriéndose camino a fuerza de goles y buena defensa, la "Celestita" venció el jueves 3-0 a Brasil y se clasificó por primera vez a la final de un Mundial Sub17.

Formados en un proceso que estableció Tabárez, en su empeño por desarrollar desde los primeros pasos la formación de futbolistas uruguayos para una renovación en la "Celeste", el equipo es dirigido en México por Fabián Coito.

Desde 1997, cuando la Sub20 fue subcampeona del mundo, ninguna selección uruguaya llegaba a estas instancias.

"Esta es la confirmación de que el trabajo rinde fruto. Empezamos en 2008 con algunos de estos chiquilines y hoy estamos en una final del mundo", dijo Coito al diario uruguayo El Paí­s.

"Los entrenadores intentamos ejecutar todo aquello que a nivel macro el proceso intenta hacer, las cosas que forman parte del proyecto Tabárez que nos dan orden y coherencia en la formación de futbolistas", agregó.

El desempeño de la "Celestita" en tierras mexicanas ha estado algo opacado en Uruguay por la actuación de la selección mayor en la Copa América, donde el viernes enfrentaba a Chile en su segundo partido.

Sin embargo, los propios jugadores de la selección mayor han estado pendientes a la actuación de la Sub17 y han expresado su respaldo con mensajes por las redes sociales.

"Felicitaciones a la sub-17 por el pase a la final !!! Vamos Uruguayyyyyy", escribió en su cuenta de Twitter el delantero Diego Forlán, eje del ataque charrúa y elegido como el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010.

"Vimos el partido de la sub 17 impresionante lo de los pibes una alegrí­a enorme Felicitaciones. Uruguay noma!!!", expresó el arquero Juan Castillo.

El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, cambió su vuelo junto con otros dirigentes y en lugar de ir a Mendoza para ver el partido de la selección mayor, viajaron a México para presenciar la final del domingo en el mí­tico estadio Azteca.

El desempeño de la Sub17, sumado al cuarto lugar de Uruguay en Sudáfrica y la final de la Copa Libertadores que alcanzó Peñarol, parecen apuntar a un renacimiento del fútbol uruguayo, que ganó sus dos tí­tulos mundiales en 1939 y 1950.

FUENTE: Agencia AP