Baloncesto NBA - 

NBA: Golden State desea extender los contratos de Green, Poole y Wiggins

Los Golden State Warriors quieren ser protagonistas en la próxima campaña de la NBA y por eso quieren extender contratos a varias figuras.

Los Golden State Warriors encaran meses de pugna entre el deseo y la realidad. Tras recuperar el trono de la NBA, ahora enfrentan la problemática de ver cómo algunas de sus piezas más importantes acaban contrato a corto plazo. Hablamos concretamente de Draymond Green, Jordan Poole y Andrew Wiggins; diferentes casos pero con un denominador común: necesitan una pronta solución.

Y decimos pronta porque el contexto así lo exige. Draymond Green tiene una opción de jugador para la campaña 2023-24, pero todo apunta a que su idea es no hacerla efectiva, ya que su prioridad es firmar ya una extensión que estaría en cuatro años y 138,4 millones de dólares (máximo en su caso). Luego tenemos a Jordan Poole, a quien si no se le extiende ahora el contrato sería agente libre restringido en verano de 2023. Y por último el más urgente, Wiggins, quien está en su último año de contrato.

Justo sobre la situación de estos tres jugadores ha sido cuestionado recientemente el general manager del equipo, Bob Myers, quien ha dejado claro que quieren que todos continúen en el equipo; eso sí, desconoce en estos momentos si será posible.

"Queremos a todos esos muchachos, pero… ¿podemos conseguirlos todos? No lo sé. Depende de en cuánto dinero se termine traduciendo, por lo que la pregunta correcta sería qué podremos hacer. Todavía no estamos en un punto que exija tomar esas decisiones. Algunas de estas pueden llegar en las próximas dos semanas, mientras que otras podrían tomarse en los próximos siete u ocho meses", comenta a Kendra Andrews de ESPN.

No es un escenario sencillo. Los Warriors no se enfrentan a la necesidad de prescindir de una pieza secundaria para mantener a otros, sino que puede darse el caso de que deban decir adiós a alguien que puede definirse como fundamental. Wiggins fue más que determinante en las Finales, Green es el alma del equipo y Poole quien aporta esa frescura ofensiva que nació con los splash brothers. Normal que quieran mantener a los tres.

La cuestión es que como dice Myers todo se acabará reduciendo a un tema económico. Los Warriors pagaron el pasado curso más de 350 millones de dólares en salarios (impuestos incluidos). De cara al curso que se avecina estarán en la misma situación y Joe Lacob, uno de los propietarios, ya ha comentado que pese a los ingresos de la franquicia, esta no puede gastar 400 millones. Stephen Curry y Klay Thompson seguirán en el máximo durante dos años más. Por algún lado hay que recortar, o al menos eso es lo que nos están haciendo entender.

FUENTE: NBA MANIACS